Cesan al notario que custodiaba el archivo en Córdoba tras amagar con llevárselo a otra ciudad

Sello de un notario | PIXABAY

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó este miércoles el relevo ordenado por el Colegio Andaluz de Notarios al frente del archivo que custodia los legajos de Córdoba y provincia. Así, el Colegio ha optado porque a partir de ahora sea Fernando María Gari el notario que se encargue de la custodia de estos documentos y cesa a Manuel Rodríguez-Poyo, que amagó con llevarse todos los documentos de la ciudad al considerar que el Ayuntamiento no estaba colaborando.

La decisión está firmada por el director general de los Registros y el Notariado, Francisco Javier Gómez, el pasado 20 de junio, aunque no ha sido hasta este miércoles cuando se ha publicado y hecho oficial.

En enero de este año, el ya ex archivero notarial de la ciudad, Manuel Rodríguez-Poyo, que ostenta el cargo desde 2003, denunció en rueda de prensa que los documentos que tienen entre 25 y 100 años corrían serio riesgo de ser trasladados a Sevilla a finales de enero, y con ello, obligar al desplazamiento a la capital andaluza a “entre 250 y 300 personas cada mes”, que es, aproximadamente, la cifra media de usuarios de este servicio. Esta denuncia fue rápidamente apoyada y lamentada por el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Córdoba, José María Bellido, y rechazada por el teniente de alcalde de Presidencia, Emilio Aumente, que acusó a este notario de “desleal”, dijo que el Ayuntamiento estaba “buscando una solución” pese a que la ley no le obliga a custodiar estos archivos y que la intervención municipal ha indicado que no se debe seguir pagando la renta.

Durante los últimos cinco años ha sido el Ayuntamiento de Córdoba el que se ha hecho cargo del almacenamiento de todos estos documentos, unos 20.000 tomos, que han estado depositados en una nave de 180 metros cuadrados ubicada en el Polígono de La Torrecilla, mientras que el archivero municipal contaba con unas oficinas en Mercacórdoba, también cedidas por el Ayuntamiento, y desde las que daba servicio junto a dos empleados “que paga la notaría de Rodríguez-Poyo”, afirmó Aumente.

El Colegio de Notarios llegó a terciar en el asunto y consideró de “controversia poco fructífera” la polémica, al tiempo que descartó por completo que los documentos se fueran a trasladar de la ciudad. Ahora, ha relevado al notario que custodiaba estos archivos.

Etiquetas
stats