El Centro Cívico de Fátima, otra vez en obras

Dos obreros trabajando en el Centro Cívico de Fátima.

El Centro Cívico de Fátima vuelve a estar en obras. Esta vez, el Ayuntamiento trabaja en la reparación y adecuación de una de las zonas más demandadas por los vecinos: la sala de usos múltiples. En concreto, y según la información a la que ha tenido acceso este periódico, la intervención es clave para que este espacio municipal construido en lo poco que queda en pie de la antigua prisión provincial siga funcionando, ya que se trata de la zona más usada por los vecinos.

Con esta obra se subsanan una serie deficiencias detectadas después de que el espacio haya permanecido más de cuatro años acabado pero sin uso. Así, la actuación ahora se centra en elevar la cota del escenario y ampliarlo, para que puedan desarrollarse las actividades demandadas por los colectivos que requieren mayor superficie de la actualmente existente.

También se va a modificar el escalonado de la sala para que el graderío sea continuo y uniforme y cada fila de asientos esté un poco más alta que la de delante, en forma de rampa que dispondrá de salida al patio. En este sentido, también se plantea la incorporación de un elevador vertical adaptado para su uso por personas con movilidad reducida para su acceso al escenario, ubicado en la parte trasera del mismo (camerinos) con una puerta de acceso.

Todos los huecos de ventanas se dotarán de celosías fijas de lamas graduables que permitan el oscurecimiento de la sala, a la vez que sirva de protección de las cristaleras, que vienen siendo objeto de actos vandálicos.

Los trabajos se han adjudicado a la empresa Construcciones Manuel Aparicio Rojas S. L. por 44.528,00 euros (IVA incluido), con un plazo de ejecución de aproximadamente dos meses.

Este centro cívico ha pasado más de cuatro años acabado, pero cerrado, pese a las constantes protestas de los vecinos, y con varios saqueos por parte de los ladrones que aprovecharon la falta de vigilancia del Ayuntamiento -según lo manifestado en su día en un informe del Tribunal de Cuentas– para llevarse todo lo que encontraron a su alcance; desde ventanas hasta cañerías, grifería o conducciones eléctricas. Y todo ello con un coste de casi 770.000 euros a cargo de los Fondos FEESL, destinados en su día por el Gobierno Central para reactivar la economía y el empleo.

Etiquetas
stats