¿Eres celíaco y te gustan los caracoles?

Caracoles sin gluten en la Fuensanta | MADERO CUBERO
Una empresa cordobesa procedente de Santa Cruz se convierte en pionera en elaborar este plato libre de gluten y de lactosa

Los celíacos y los intolerantes a la lactosa están de enhorabuena. Caracoles Santa Cruz, situados en el barrio de La Fuensanta desde hace cuatro años, han apostado este año por elaborar este plato sin la proteína y el azúcar que tanto molestan al organismo de miles de personas. Así, Caracoles Santa Cruz se han posicionado como el primer puesto cordobés pionero en esta elaboración.

Tal y como cuenta Loli Muñoz, una de las responsables del puesto, "ésta idea que ya tenía en la cabeza desde hace un tiempo, pero nunca llegaba a convencer a mi madre, que es la cocinera". Sin embargo, esta profesional en Radioterapia encontró en un compañero suyo todos los argumentos necesarios para convencer a la "jefa". "Un amigo mío, que tiene un hijo celíaco, me explicó la necesidad de hacer caracoles de este tipo. Y, gracias a eso, hoy estamos aquí".

El gluten está presente tanto en las pastillas para hacer caldo -el tradicional Avecrem- como en varias especias que se utilizan para cocinar los caracoles. Así, esta empresa compra todos los productos donde su etiquetado deje claro la ausencia tanto de esta proteína como de la lactosa, el azúcar de la leche.

Caracoles Santa Cruz cocina únicamente caracoles libres de gluten y lactosa "porque al hacerlos de manera natural se podría dar la circunstancia de que se produjera contaminación cruzada", explica Muñoz. Así, y para evitar cualquier tipo de incidencia, esta empresa ha decidido este año por este tipo de cocina. "Salvo los que llevan salsa carbonara, todos están libres de estas proteínas", detalla Muñoz.

Para evitar también la contaminación cruzada, esta empresa también dispone de pan sin gluten, envasado de manera individual, y en bandejas específicas para evitar que ninguna traza del pan natural tenga contacto con este alimento. Y quien sea un amante de la cerveza y sufra de celíaca, esta empresa también cuenta con esta bebida sin gluten.

El problema con el que se ha encontrado esta empresa es el incremento del precio de todos los productos. "Todo lo relacionado con el gluten y la lactosa es más caro y la diferencia es abismal" explica Muñoz. Sin embargo, el aumento de los costes no se ha visto reflejado en el precio ya que esta empresa ofrece cada día el mismo precio que los demás puestos de caracoles. "Sabemos que si no lo hacemos así, perderíamos clientes y nuestro objetivo es que vengan los clientes de siempre aquellas personas que antes no podían comer caracoles", comenta Muñoz.

Además, y con el objetivo de generar más confianza en el cliente, Caracoles Santa Cruz también ha elaborado folletos informativos donde explica qué es el gluten y en qué consiste la enfermedad celíaca.

Etiquetas
stats