La piel del animalista

.

Allá en la primera infancia me llevaron al cine a ver 101 dálmatas  y más tarde quedé impactada por las pequeñas focas víctimas de la barbarie peletera que denunció Brigitte Bardot. Conclusión: las pieles mejor que sean auténticamente falsas. Lo que en la jerga fashion llaman faux fur.

De cualquier modo, éticas personales y principios ambientalistas aparte, la piel que hoy está de moda, esa materia prima asequible con la que se confeccionan abrigos de estampado animal -con el leopardo como felino estrella de la temporada-, chalecos y cuellos de adorno, es tan sintética como una botella de plástico.

Gracias a los polímeros con los que en 1929 se empezaron a fabricar las primeras pieles sintéticas, una inmensa mayoría tenemos a nuestro alcance envolvernos con el glamour invernal de un zorro o un visón artificiales.

Además, la variedad ha crecido tanto en estilos, calidad y precio, que pueden encontrarse chaquetas a partir de unos 50 euros hasta los 1.400 y más que cuestan abrigos de firmas de como Nina Ricci y Dries Van Noten, pasando por los 350 euros de media de marcas de élite como Unreal fur.

Si clasificar sirve para orientar en algo, diría que en la calle y en las revistas se ven:

Piel joven. A las más jóvenes les quedan estupendamente chalecos sin mangas y prendas de print animal de Bershka, Zara, Pull & Bear, Blanco y Asos.

Estilo bohemio. Ideal para figuras esbeltas. Esta temporada la oferta de este estilo es muy amplia en las firmas citadas arriba así como en Stradivarius, H & M, Bimba y Lola, Mango y Top Shop.

Clásica. Abrigos que duran toda la vida pueden comprarse de piel sintética. Por ejemplo, los de Unreal fur y la diversa oferta de Girissima. También, casas de prestigio que han optado por la piel libre de crueldad animal ofrecen sus prendas, de elevado precio, en Mytheresa y Net A Porter.

De fiesta. El lujo de la piel artificial puede ser perfecto para un vestido de fiesta o de ceremonia. Zara ofrece modelos interesantes.

Colorida. La piel sintética de tonos pastel o en color azul oscuro es tendencia este invierno. Sobresale la originalidad tierna como un peluche de la diseñadora británica de Shrimps.

Complementos. Las estolas, los gorros y los cuellos triunfan. Y hay quienes se atreven con un clutch de faux fur.

Si la moda y las compras no son ahora lo nuestro, tampoco está de más recordar que la piel deja huella en la literatura y el cine. Repasemos, por ejemplo, La Venus de las pieles y En busca del Fuego. Sin embargo, lo esencial es confortar el corazón, para lo que se recomienda la mejor compañía. Y eso os deseo para el próximo año. ¡Feliz 2015. Paz y amor, cordopolitas!

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
27 de diciembre de 2014 - 10:07 h
stats