A brocha limpia

.

Sombra, colorete o polvo, aquí o allá, pero siempre aplicados con las brochas bien limpias. ¿En qué estado se encuentran? Pasemos revista. ¿Bien?, ¿perfectas? ¿regular? ¡Cielos! A diario todo es correr y comprar, usar y guardar los utensilios tras maquillarse, y no pensar, quizás, en el tiempo que ha transcurrido sin pasarles agua y jabón.

Si no están debidamente limpias y seguimos usándolas, representan un peligro para nuestra piel. Granitos es lo mínimo que puede provocar la falta de limpieza en brochas o esponjas aplicadoras del tipo Beauty Blender, además de un lucimiento menor del maquillaje. Pero tampoco es cuestión de ir comprándolas nuevas en lugar de higienizarlas cada siete o diez días; porque a la dejadez se uniría el derroche. Y eso no es económico, ni ecológico, ni sano.

En el caso de estar entre el 22% de personas encuestadas que aseguran que no lavan las brochas en un mes o tardan en hacerlo más de seis semanas, no hay por qué fustigarse, sino lavarlas ya y ejercitar nuevos hábitos. Tutoriales en Youtube abundan. Resulta fácil. Y quedan perfectas si se tienen en cuenta algunas recomendaciones. MycrazyMakeup es una blogger que explica requetebién el proceso y cómo ser eficaz a la par que operativa.

https://www.youtube.com/watch?v=PKXKu_oCWZk

Para empezar, se puede elegir un tutorial, visionarlo y tomar ideas. Después, reunir y clasificar las brochas y otras herramientas de aplicación que haya que lavar. Seleccionar algunas para empezar. Valorar si apostamos por el método del agua y el limpiador jabonoso, o si preferimos los líquidos de limpieza. Disponer trapos viejos o papel de cocina para secar las brochas. Buscar una superficie plana para su secado. En algunas webs, como la de L´Oreal, recomiendan colocar la brocha a secar en el filo de una mesa, de manera que el pelo de la brocha quede suspendido en el aire y se oree mejor.

Para limpiar las esponjas de aplicación de maquillaje recomiendan los lavavajillas suaves con las manos y agua, ya que los productos -bases o foundation- ensucian bastante y si no es con Fairy o similar cuesta mucho retirar el tono y la pátina de maquillaje de las coloridas esponjitas blender.

Respecto a las brochas de distinto material -natural o sintético-, la mejor limpieza en profundidad es la que se hace con agua y champú o gel suaves con PH neutro, frotando con suavidad, enjuagando bien y evitando que la humedad penetre en la zona donde están adheridos los pelitos o filamentos de éstas, ya que pueden despegarse.

Los limpiadores líquidos, que tienen la virtud de poderlos utilizar con más frecuencia, que no humedecen tanto y de que desinfectan e higienizan, son una opción muy práctica para hacer el mantenimiento de la limpieza de las brochas, sobre todo cuando se cambia de tonos o de acabado de los productos de maquillaje. Los líquidos de MAC Cosmetics y KIKO Cosmetics presentan una excelente relación calidad-precio y son un indispensable en el tocador.

Firmas como Sigma o Japonesque ofrecen también herramientas avanzadas de limpieza como las esterillas, el SigMagic Scrub y los guantes de limpieza para frotar las brochas sin dañarlas y extraerles todo el maquillaje que es preciso retirar. En Sephora se pueden encontrar la inmensa mayoría de estos avances.

Un servicio de limpieza de brochas en alguna lavandería singular o centro de estética, la verdad es que no vendría mal si se acumula el trabajo. De cualquier forma, hoy me toca hacer sábado en las brochas.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
17 de febrero de 2018 - 01:50 h
stats