Abriguémonos todos

En dos días ha llegado el frío. Al fin, un repelús, un romance con las bufandas y esta necesidad de prendas de abrigo, pues bastante que se han hecho esperar las bajas temperaturas otoñales tras un octubre calentito que el ingenio español ha llamado veroño. Es tiempo, por tanto, no solo para ir de tiendas sino de repasar lo que tenemos en el armario antes de ampliar la colección de parkas o abrigos si el bolsillo lo permite. Toca, pues, abrigarse bonito y entregarse a la internacional lucha contra los corazones helados que a otros dejan ateridos.

El look de moda para este otoño-invierno se construye partir de prendas como los abrigos clásicos aunque renovados para mujer, en tonos pastel, camel, coñac, negro, azul marino o burdeos; la piel artificial de chaquetones peludos o con estampados felinos; las parkas y las trencas; los anoraks de diseño y tejidos futuristas;  los abrigos cortos tipo batín o kimono que marcan la cintura con un cinturón anudado; las cazadoras y chaquetas sport de los señores; las siluetas maxi de los abrigos largos y holgados; las chupas de cuero y la ropa también más formal de Belstaff ; y las chaquetas para chico o chica de punto grueso y ecos campestres, entre otras.

Cuestión aparte es el dilema de cómo abrigarse cuando se va muy arreglado con vestidos de noche, smoking o traje oscuro para la cita de Fin de Año. Por suerte para los jóvenes de hoy día, Bershka  y SuiteBlanco  ofrecen soluciones elegantes y asequibles para salir indemnes de enfriamiento o gripazo el 31 de diciembre.

El anorak quizás no tenga competidor. Es universal y la ratio de éste por habitante debe de ser más de uno por cabeza. Lógico, quita el frío, protege de la lluvia y se ofrece de mil tipos y precios a los consumidores. Los de alta calidad y diseño como los de Moncler  y The North Face  cuestan aunque lo valen, si bien los deportivos de Roxy y marcas como Zara, Uterqüe, H&M, Derhy, Asos, Top Shop visten y abrigan con calidad y a un buen precio. Entre las ofertas, no me perdería la de anoraks de Decathlon

 ni los precios de Primark.

Los chicos y los señores en busca de abrigos también pueden encontrar propuestas interesantes en G-Star, Tommy Hilfiger, Pal Zileri y Silbon.

Merece una mención especial la colección de Alexander Wang para H&M, aunque solo una minoría haya podido adquirirla por ponerse a la venta en tiendas seleccionadas como las de Marbella (La Cañada), Madrid o Barcelona. Sus prendas de abrigo de estilo deportivo-futurista hablan de un nuevo tiempo.

También, para gastar un pico y llevarse unos cuantos abrigos de lujo, están tiendas on line como Elite. En un camino intermedio opera el gigante comercial Nordstrom, que es como el Corte Inglés de EEUU y envía a todo el mundo.

Sin embargo, elegir este o aquel abrigo no es la verdadera tarea, sino ayudar a combatir el frío ajeno. Para ello podemos compartir ropa en buen estado a través de organizaciones como Cáritas, Cruz Roja  y Humana, apoyar tiendas solidarias como la de la Fundación Prolibertas  en la calle María Cristina, y luchar contra la pobreza energética.

Hace un frío que pela y hay que combatirlo juntos. La gente corriente sabemos hacerlo.

Nota: Las menciones a marcas y productos no llevan aparejada ninguna contraprestación.

Etiquetas
Publicado el
8 de noviembre de 2014 - 05:38 h
stats