Cosas que pasan

Hoy me he acordado de una cosa que me pasó hace unos años atrás, antes de que estuviéramos en crisis. Andando por la estación de Renfe vi un cartel que ponía alquilo a mi marido. Como siempre me llamó la atención y como no, apunté el número y dos horas más tarde llamé para averiguar qué era aquello.

Yo muy discreta y en tono de medio cachondeo o medio ingenua, según se mire, puse mi mejor voz y pregunté:

-Hola

-Hola, una voz de mujer

-Llamo por el anuncio…

-Sí, sí…

-No, es que he visto el anuncio y estaba interesada en saber….

-En saber que...

-Pues eso, que me ha parecido raro… pero podría estar interesada. ¿De qué se trata exactamente?

-Pues si… Se trata de que alquilo a mi marido…

-Ya eso ya lo he leído… ¿y qué hace exactamente su marido? Le pregunté yo, aguantándome la risa…

-Pues es muy limpio, sabe de fontanería y es muy apañado…

-Ah… es que pensaba que se trataba de otra cosa…

-Si se refiere a que si lo alquilo para otros trabajos… pues también… me contestó la buena señora con una voz de súper convencida.

-Es que yo llamaba… ¿y para otras cosas? Volví a insistir…

La señora se percató de lo que le estaba preguntando y me dijo muy salerosa…

- Ah…para trajinársela también vale. A mí me lo hace muy bien… Un momento que se lo paso y él le explica mejor que yo…

No me lo podía creer…La señora estaba hablando de una forma súper normal como si estuviera hablando de prestarle la sal a la vecina o de la talla del jersey de los niños…

Cuando me lo pasó, un señor con una voz normal me contestó un:

-Hola…

-Hola, dije yo, con un poco de picardía… Me ha dicho su señora que lo puedo alquilar… ¿Cómo va exactamente…?

-Pues la verdad es que soy muy limpio y hago lo que usted quiera…

-Y no le da un poco de vergüenza, que está su señora ahí delante, le dije yo en plan mojigata…

Y me dice el buen hombre, en un tono lo menos sexi del mundo… Yo antes trabajaba en una empresa de multiservicios y como la cosa está muy mala…pues ahora hago todos los servicios que sean posibles…

Yo no daba crédito, de nuevo… y entonces a punto de partirme de la risa le volví a preguntar…

-¿Entonces cómo va?

Y va él y me contesta:

-Pues nada. Quedamos en su casa y si tengo que arreglarle primero un grifo se lo arreglo y si necesita algo más, pues también y si después de eso usted necesita que yo le eche un polvo…pues sin problemas…yo cobro por horas y el mismo trabajo es para mi una cosa que la otra….

En ese momento…yo solté una gran carcajada de risa nerviosa… El hombre no se cómo se quedaría …pero yo colgué y me estuve partiendo de la risa media tarde…Sólo podía recordar las palabras de la señora.

-Pues es muy limpio, sabe de fontanería y es muy apañado…

En ese instante el mito del butanero se me rompió, ahora sabía que en Córdoba hay un fontanero muy apañao y muy limpio…. una pena no tener su número a mano…

Etiquetas
Publicado el
8 de noviembre de 2012 - 23:30 h
stats