El 'Risk' cordobés

La partida empezó el domingo 24 de mayo a eso de las diez y media de la noche. A esas horas, mientras en muchas sedes se hacía el signo de la victoria (cuando en puridad ninguno de los que lo hacía había ganado) en otras (los que curiosamente habían ganado pero tienen imposible gobernar) aparecían ante las cámaras abatidos. En pleno jolgorio y también en plena tristeza, las mentes pensantes de los partidos políticos y también los estrategas empezaban a echar cuentas y hacer planes. Los jugadores del 'Risk' cordobés en el que se ha convertido esta política de pactos y alianzas lanzaban sus dados.

Aunque lo nieguen y digan que lo hacen por la gente, todo es estrategia. En Ganemos, por ejemplo, se duda entre entrar o no en un gobierno con PSOE e Izquierda Unida por estrategia. Gobernar con tres partidos es exponerse demasiado y como en el 'Risk' tratar de defender Kamchatka: es decir, la zona de Rusia por la que todo el mundo quiere entrar y que puede mermar los ejércitos de este juego de estrategia. Votar al PSOE para evitar un gobierno del PP y posteriormente pasar a la oposición es como si en el 'Risk' te haces fuerte en Australia: muy fácil de defender y donde los ejércitos pueden crecer y crecer para, pasado el tiempo, iniciar una ofensiva total de conquista.

En principio, el PSOE e IU lo tienen más claro, pero también juegan sus cartas. Los socialistas saben que gobernar en solitario con siete concejales si tanto IU y Ganemos pasan a la oposición después de recibir su apoyo en la investidura es un suicidio. Es como si en el 'Risk' decides pasar al ataque con un ejército pequeñito desde Asia hacia América y Europa a la vez. Imposible de defender. Los plenos se convertirían, literalmente, en un lugar imposible para defender la gestión municipal.

IU tiene sus dudas, aunque parece más que dispuesta a gobernar con el PSOE. En principio, a la coalición de izquierdas no le gusta en absoluto que Ganemos decida no entrar en el gobierno municipal. Pero entienden que por responsabilidad tienen que hacerlo para evitar un gobierno del PP. Es como si en el 'Risk' hubiesen decidido sumar sus soldados a un ejército algo más potente pero no mayoritario en el tablero, como es el del PSOE, con la esperanza de conformar un grupo que pueda acabar conquistando todo el mundo y una vez ganada la partida sacar pecho de sus hazañas.

El PP sabe que tiene las de perder en este 'Risk' cordobés. Es como si tanto a PSOE, como a IU y a Ganemos les hubiesen salido unas cartas con unas órdenes muy claras: destruir por completo al ejército azul. El PP trata de defenderse de unos ataques que le llegan por todos los frentes con una estrategia de apaciguamiento: intenta dialogar con todos por separado (divide y vencerás) para evitar ser aniquilado a las primeras de cambio. Sin embargo, sus propuestas (gobernar hasta diciembre, por ejemplo) lejos de apaciguar hacen que sus enemigos no olviden cual es su estrategia principal en esta partida: desalojar a los populares de la Alcaldía.

Mientras, en este curioso juego de estrategia se adivinan dos espectadores: Ciudadanos, que se estrena con dos concejales, y UCOR, que mantiene al soldado Gómez como único ariete. Con tan poca representación en el Pleno municipal se quedan sin jugar esta partida de 'Risk' que va a decidir el futuro de los cordobeses.

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2015 - 03:44 h