El futuro ya pasó

Es dificil saber qué piensa este Gobierno Municipal, es dificil saber si piensa este Gobierno Municipal. Hacen pocas cosas, elevan el tono con demasiada frecuencia, actúan como si fueran oposición criticando constantemente la herencia recibida, y estan desmontando la participación, las empresas municipales, las estrategias de futuro. Y a cambio no dicen nada nuevo, denostan a multitud de actores sociales de la ciudad y manifiestan una clara falta de confianza en ella. No es fácil deducir una idea de ciudad medio elaborada interpretando sus espasmos comunicativos, pero no, no es que no tengan una idea del futuro de la ciudad, el problema es que la que tienen ya ocurrió, a finales de los noventa y principios de este siglo.

El Ayuntamiento de Córdoba y la Escuela de Organización Industrial (EOI) han firmado tres convenios para realizar sendos estudios sobre el futuro de Çórdoba y su economía. Uno sobre desarrollo tecnológico de pymes, otro sobre nuevas tecnologías y comercio, y un tercero sobre estrategias turísticas. Por lo que nos contaron ayer en rueda de prensa José Antonio Nieto, el concejal Rafael Navas, y el director general de la EOI, Fernando Bayón, esta entidad dependiente del Gobierno va a tardar un año en entregarnos el diagnóstico de nuestros males y el tratamiento. En la información no aparece nada referido a nuestros empresarios, sus asociaciones, nuestras universidades, nuestros investigadores, los nuevos emprendedores que están surgiendo en la ciudad. No se habla de diálogo, de compromiso. 1,2 millones de euros públicos, 240.000 municipales, y el resto fondos europeos. Los temas elegidos ya dejan entrever un programa, uno que parece elaborado hace veinte años, y con una metodología de ese mismo tiempo, pero uno al fin y al cabo. No aparece la cultura, ni las sinergias entre sectores, ni el desarrollo de las nuevas tecnologías con entidad propia, no como un generador de eficiencia a otras actividades. Al final, turismo y e-comercio.

Todo esto es una información de ayer mismo, sin precedentes, sin debate, sin participación, sin reflexión. Han sido estos temas y con la EOI no sabemos porqué, ni nos lo dirán. En doce meses tendremos tres documentos que presentarán en una nueva rueda de prensa, aportarán unas pocas estadísticas que servirá a los opinadores de la ciudad para unas cuantas columnas, y a la ciudad le importará tanto como le hemos importado nosotros a ellos. Nada. Por contra, si es usted optimista, ya sabe, todo esta incertidumbre, este vacío existencial acabará en un año. Solo cabe esperar con paciencia y resignación, porque será entonces cuando nos digan qué nos pasa, y qué hemos de hacer para dejar de ser la ciudad discapacitada que parece que somos. Hasta entonces, feliz año.

Etiquetas
Publicado el
24 de diciembre de 2013 - 00:23 h
stats