Delitos en la red: ¡No con mi WiFi!

.

Son cada vez más los delitos que se cometen a través de la red, de los cuales la mayoría son fraudes o amenazas. Desgraciadamente se cometen otros tipos de delitos mucho más graves como son la distribución de pornografía infantil o la pederastia. Las "personas" que llevan a cabo este tipo de delitos están cada vez está más preparadas desde el punto de vista de la seguridad informática, especialmente en el campo del anonimato en la red.

Redes de anonimato como Tor o I2P pueden ser algunos de los recursos que utilicen para mantenerse en el anonimato y seguir "campando a sus anchas", cometiendo estas barbaries. Ante estas medidas de anonimato poco podemos hacer los ciudadanos, para eso ya están los cuerpos y fuerzas del estado para rastrear las comunicaciones e intentar dar con el delincuente.

Entonces, ¿qué podemos hacer los ciudadanos para ayudar en la lucha contra este tipo de delitos? La respuesta está precisamente en cómo se han llevado a cabo algunos de estos últimos delitos. Centrándonos en casos recientes, uno de los pederastas capturados (que afortunadamente ya está en prisión) utilizaba las redes WiFi inseguras de sus vecinos para mantenerse en el anonimato.

Aprovechaba la debilidad de la seguridad de estas redes para conectarse a ellas y a través de esas conexiones llevar a cabo sus barbaries, engañando con perfiles falsos de redes sociales a menores, obteniendo de esta forma miles de fotografía y vídeos de éstos, a los que después extorsionaba.

Que nuestra red WiFi sea segura ya no es sólo cuestión de mantener a salvo nuestra información, privacidad o simplemente para que no nos "roben" ancho de banda. Vista la gravedad de los hechos, y si no queremos ser "cómplices" de la comisión de estos u otros delitos, deberíamos de dedicar 5 minutos para verificar que nuestra red WiFi es segura.

Con estos simples consejos podremos hacer que nuestra WiFi sea segura:

  1. Cambia el nombre de tu red (SSID) y ocúltalo.
  2. No uses WEP, utiliza WPA o WPA2.
  3. Cambia la contraseña por defecto de tu WiFi
  4. Cambia la contraseña por defecto de acceso a tu router
  5. Activa el filtrado MAC
  6. Apaga tu router WiFi cuando no lo vayas a usar
  7. Desactivar WPS
  8. Actualizar firmware del router / punto de acceso
  9. Limitar la señal WiFi

No hay bala de plata para una red WiFi 100% segura, pero al menos estos pequeños consejos aumentarán notablemente la seguridad de nuestra red.

Espero que os resulte de interés, de ayuda y así de paso que los delitos en la red no se cometan a través de nuestras redes WiFi.

¡Hasta la próxima!

Etiquetas
Publicado el
14 de noviembre de 2014 - 10:28 h