Se busca el Norte

Parece que la realidad supera siempre a la ficción, y eso han debido pensar los creadores de la serie de televisión "Buscando el Norte" que supuestamente retrata las aventuras de un grupo de expatriados en Berlín, en la siempre exigente Alemania. Digo supuestamente porque ya he visto dos capítulos de esta nueva serie y sinceramente muchas de las situaciones y el perfil de algunos

personajes creo que está más que exagerado, caricaturizado... Algunos son el típico macho español, una versión moderna de Los Serrano sin Fran Perea ni Resines pero con Antonio Velázquez, Belén Cuesta y Antonio Burque. Está muy bien que quieran retratar lo que vivimos varios miles de españolitos que salimos en busca de un futuro fuera de nuestro país (conseguir piso, trabajo, nuevos amigos en los que apoyarse...) pero tratándose de ficción chirría bastante cómo se resuelven esos casos, tópicos, cómo parodian la verdadera situación que atraviesa alguien que se queda en la calle sin nada... Juzguen ustedes mismos, yo creo que no le doy más oportunidades a esta serie.

Y eso que muchos en lugar de buscar el Norte hemos buscado el Sur. Los que nos lanzamos más allá del Océano tenemos el handicap de estar más lejos de casa pero sí compartir un lenguaje en común. Lenguaje que a veces nos juega malas pasadas porque no todos los hispanohablantes hablamos el mismo español (esto daría para varios capítulos). El caso es que me he reído mucho estos días leyendo un foro de españoles en México al responder a un chico que afirmaba llevar en México 4 días y estar encantado. Las respuestas no se hicieron esperar. El primero le respondía diciendo que cuando lleve 5 años le preguntaría si opinaba igual y otro corroboraba que es fácil, porque todo el mundo es corrupto, hay desorden ordenado y si vives en zonas como Polanco es como vivir fuera del verdadero México. Se centró

mucho la conversación en la nostalgia de nuestra querida España y la comparación con este país; pero muchos otros se mostraron encantados de estar aquí, al margen de las necesidades económicas o las razones de peso que le hicieron emigrar al país azteca. Sin duda, muchos de los jóvenes españoles que acaban de llegar aquí quedan maravillados con trato afable de su gente, acogedora y servicial, y por supuesto, si son solteros aprovechan para conocer a todas las mexicanas (nuevas Malinche) que pueden, y en ese sentido iba alguno de los post-consejos. Pero también es cierto, que pasado un tiempo, buscas algo más... una amistad lo cual es difícil encontrar por estos lares.

En conclusión, me quedé atónita porque creo que cuanto más tiempo llevas en un lugar, lejos de acomodarte y sentirte "parte de", al contrario, la nostalgia se vuelve crónica y muchos españoles estamos deseando volver, soñando y repitiendo que no hay nada como Andalucía... ¡por supuesto! Eso ha pasado con muchos de mis amigos expatriados aquí. Tras un promedio de 4-6 años de residencia -yo ya llevo casi 7 añazos y una residencia permanente en mi carnet- han decidido regresarse y buscar su oportunidad, buscar el norte -ese punto cardinal en la brújula que hace que no perdamos el camino hacia nuestro destino- pero hacerlo en su tierra natal, donde seguro acabarán encontrando lo que esperan de la vida, un futuro y una familia.

Etiquetas
Publicado el
22 de febrero de 2016 - 05:26 h
stats