Ni Pegasus, ni pegasas

.

Suena el móvil, un mensaje en tu móvil y ¡tras! Si clickear en el enlace has caído en la trampa. El espionaje de las películas llevado a la vida real. En México el Gobierno ha implementado un virus en los dispositivos móviles de periodistas y activistas mexicanos para controlar sus mensajes, llamadas y grabar con la cámara de sus móviles. Pegasus tendría que ser un software diseñado para el ciber espionaje para luchar contra el narcotráfico o el terrorismo pero el Gobierno de Peña Nieto ha decidido que prefiere "controlar" lo que dicen los periodistas siempre en su misión de clarificar la realidad.

Ya hemos hablado en estas líneas de lo maltratada que esta la profesión periodística en este país con guerra no declarada pero con una peligrosidad tan alta como Irak o Afganistán en el ejercicio del periodismo. En este clima, donde la desaparición y muerte de importantes comunicadores ha generado incluso crispación internacional entre los corresponsales allí desplazados, se destapa ahora esta situación que pone más en duda el respaldo gubernamental al libre ejercicio de informar. Cuando incluso en su visita oficial a México, Angela Merkel mostró su preocupación por las muertes y desapariciones de este año de periodistas ante la pasividad de la justicia. Más de un mes después de la muerte de Valdez siguen sin avances en la investigación. No faltará mucho más para que archiven el caso. ¿Carecen de los medios para destapar los responsables de estas muertes? ¡Que apliquen el software para lo que está! Como

siempre la utilidad de un avance tecnológico según se ponga al servicio del bien o del mal determinará su autoridad moral y en este caso es nula. 

El Presidente, en su hábito de no dar las explicaciones contundentes que desea escuchar la sociedad mexicana, ha excusado Pegasus diciendo que incluso él mismo siente que es espiado a diario como Presidente de la República que es. Curioso oírle decir eso y cruzarse de brazos. Las películas de James Bond le quedan un poco grandes al máximo dirigente mexicano que a menudo se queda más en un cantinfleo de cantina. Una broma de mal gusto porque si se ha destapado la noticia del espionaje a medios de comunicación es porque lo estaban haciendo muy mal para ser descubierto. Ya sí que tiene delito peñita...

Así que imaginen una sociedad en la que en lugar de luchar contra los bad boys que sangran a muerte un país y te hacen desaparecer si dices algo que les afecte, ahora colocan un hackeo a los únicos valedores de la libertad de expresión y la democracia. No es de película de espías, es de peli de terror, porque es de lo poco que ya le faltaba a un país como México para demostrar su autocracia. Ya si vemos eso en España, la que se montaría aquí o como diría una señora de su casa: ni Pegasus, ni pegasas.... 

Etiquetas
Publicado el
26 de junio de 2017 - 12:47 h