Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

La Pérgola y el Imtur

Obras  en La Pérgola

0

Los patios atraen a 312.118 visitantes foráneos; las viviendas con fines turísticos se han incrementado en torno a la Judería y la Axarquía; el turismo vive momentos en Córdoba con niveles equiparables a 2019; Córdoba es la única ciudad cuatro veces Patrimonio de la Humanidad; Córdoba el cuarto destino preferido de España para los turistas nipones; Córdoba uno de los destinos turísticos preferidos por los españoles este verano … En fin, que Córdoba y turismo es un binomio indisoluble y a proteger no creo que nadie lo ponga en duda. Bueno sí, siempre hay alguna.

Parece que el traslado de Instituto Municipal de Turismo (IMTUR) desde el edificio de la calle Rey Heredia, por las malas condiciones en que se encuentra, resulta ya inminente y que lo hará a la maravillosa Pérgola del Duque de Rivas en los Jardines de la Victoria. Para mí, un acierto.

Siempre me pareció mágico ese conjunto singular del siglo pasado que conforman la escultura de Ángel de Saavedra, el Duque de Rivas, realizada por Mariano Benlliure y la Pérgola o galería de columnas al más puro estilo neoclásico que tiene de fondo. Dicen que como al escultor, al que se le permitió elegir la ubicación de la estatua, no le gustaba la vista trasera de los antiguos pabellones militares, el Ayuntamiento encargó al entonces arquitecto municipal, Carlos Sáenz de Santamaría, la maravillosa pérgola a modo de telón.

Desde que era pequeña mi paso obligado desde Medina Azahara al centro de Córdoba para ir al colegio, de compras con mi madre, o a por un bocadillo de jamón de york de “Los Sánchez” los sábados por la tarde, después del cine de las cuatro en el Gran Teatro, me obligaba a atravesar los Jardines y siempre a pasar por aquella Pérgola con ese aire romántico de abandono que me hacía imaginar historias al más puro estilo de “Don Álvaro o la fuerza del sino”, la obra del Duque que allí sigue erguido. El uso de la Pérgola nunca fue lo esencial. Era y es en sí misma.

Miren, si hay algo en esta ciudad que debe ponerse en valor es el turismo, así que darle de nuevo contenido a la Pérgola para que su alma romántica ilumine a quienes tienen que trabajar institucionalmente cada día por alcanzar la excelencia turística, me parece fantástico.

Y si hay irregularidades en iniciativas impulsadas por el IMTUR, investíguense y tómense las decisiones sobre responsabilidades que procedan. De ahí a la manía del partido que con dedo francotirador y bajo el “chantaje” de “o aniquilas, o no te apruebo las cuentas”, va un abismo.

No entiendo por eso que digan que nuestro regidor se ha tenido que comprometer ante ese chantaje a diluir el Imtur a la vuelta de la esquina y que, al mismo tiempo, ahora decida llevarlo a la maravillosa Pérgola.

 ¡Me cachis! ¿en qué quedamos? ¿será que alguien quiere que ese halo de romántico fracaso de la Pérgola siga gafando lo que toca? ! ¡Qué triste sería no haber dado, por fin, con la tecla del Duque de Rivas!

Sobre este blog

Soy cordobesa, del barrio de Ciudad Jardín y ciudadana del mundo, los ochenta fueron mi momento; hiperactiva y poliédrica, nieta, hija, hermana, madre y compañera de destino y desde que recuerdo soy y me siento Abogada. 

Pipí Calzaslargas me enseñó que también nosotras podíamos ser libres, dueñas de nuestro destino, no estar sometidas y defender a los más débiles. Llevo muchos años demandando justicia y utilizando mi voz para elevar las palabras de otros. Palabras de reivindicación, de queja, de demanda o de contestación, palabras de súplica o allanamiento, y hasta palabras de amor o desamor. Ahora y aquí seré la única dueña de las palabras que les ofrezco en este azafate, la bandeja que tanto me recuerda a mi abuela y en la que espero servirles lo que mi retina femenina enfoque sobre el pasado, el presente y el futuro de una ciudad tan singular como esta. 

¿ Mi vida ? … Carpe diem amigos, que antes de lo deseable, anochecerá.

    Autores

Etiquetas
stats