EL V.I.C. (Virus de la Individualidad Consentida)

Nos estamos convirtiendo en expertos en lo que a crisis biológicas se refiere. El caso del Ébola ha propiciado que manejemos ingente documentación en este sentido: transmisión del virus, protocolos de actuación, procedimientos de cuarentena, ... afortunadamente no hemos tenido que lamentar ninguna muerte por contagio en nuestro territorio aunque esta situación en su globalidad me ha hecho conectar este evento con lo sucedido en el último derbi entre Real Madrid y Barça, el clásico por excelencia ( sé lo que estás pensando, mi cabeza es un poco rara, no te falta razón).

Mi planteamiento es el siguiente: en las Organizaciones se inocula con mucha frecuencia el V.I.C. Virus de la Individualidad Consentida. Este virus se caracteriza por la dependencia que se genera entorno al talento individual en detrimento del colectivo. Cuando un recurso destaca dentro del sistema (cualidades, competencias, grado de especialización), ejerce de atracción y monopoliza al resto. El resultado a corto plazo es destacado y en un principio los distintos actores dentro del sistema lo consienten y lo permiten (líder, compañeros, subordinados) ya que supone un menor coste de energía para ellos. Aunque cuando el V.I.C. pasa ese periodo de incubación y comienza a mostrar toda su negatividad, los daños colaterales son significativos. La dependencia a esta individualidad genera stress, provoca miedo e inseguridades en el resto del equipo y consecuentemente ineficiencia. El reconocimiento queda monopolizado, dañando mortalmente la confianza y autoestima. ¿Qué podemos hacer para mejorar este escenario? Trabajar en la inmunización de la Organización mediante la potenciación de todos y cada uno de los recursos del equipo, sabiendo que aunque alguno de ellos no siempre esté al 100%, el talento colectivo balanceará ese desequilibrio. El trabajo en Equipo consiste en poner tu talento a disposición de todos, para producir un resultado sinérgico. Con ello provocaremos un estado general de confianza, autoestima y reconocimiento expandido.

En el último derbi, detecté ese V.I.C., focalizada en la estrella del Barça. Por el contrario la Cristianodependencia quedó minimizada. El Madrid, al menos en este partido, en el que el portugués no brilló, no sólo tenía un plan b, sino que tenía un C, D, E... a saber Isco, Benzema, Kroos,... el V.I.C. en el Madrid quedo neutralizado.

Por otro lado, esta inmunización provocó que ante un acontecimiento adverso como fue comenzar por debajo en el marcador, el equipo no sólo se vino abajo, sino que siguió empujando en la misma dirección. Y no sólo uno, todos por igual (como en los pasos de Semana Santa).

Para finalizar, la inmunización del V.I.C. en el Madrid reafirmó el liderazgo del entrenador Carlo Ancelotti. Hay gestos en un equipo que no se pueden disimilar ni fingir, y la complicidad mostrada entre los referentes del equipo y el italiano evidenciaron ese buen momento colectivo del equipo. Para los que piensen que el Liderazgo en un equipo se debe ejercer dentro de campo por la estrella del equipo simplemente recordar el episodio la controversia generada por el NO cambio de Messi en un partido de Liga. Una de las principales misiones del Líder es la de fomentar el liderazgo participativo en la Organización, e inmunizarlo de las personas, incluso de el mismo. Ninguna Organización debe estar subordinada a un miembro de ésta. BE TIM.

Etiquetas
Publicado el
30 de octubre de 2014 - 20:35 h