Aumentan un 37% las solicitudes de empresas para ayudas para mejorar la seguridad laboral

La delegada de Empleo Carmen Martínez.

La Consejería de Empleo, Empresas y Trabajo Autónomo cerró el 20 de julio el plazo para que microempresas y pymes andaluzas pudieran solicitar ayudas para la realización de proyectos e inversiones en materia de prevención de riesgos laborales. En la provincia de Córdoba las solicitudes han aumentado un 37 por ciento con respecto al pasado año 2021.

Según ha indicado la Administración autonómica en una nota, con esta convocatoria, la Junta destina 4,72 millones de euros para subvenciones en régimen de concurrencia competitiva, lo que permitirá beneficiar a alrededor de 500 micropymes y pymes. En Córdoba la cuantía destinada es de 566.206 euros.

La delegada de Empleo, Carmen Martínez, ha informado que los incentivos, “de entre 1.200 y 15.000 euros”, podrán cubrir hasta el 75 por ciento de las inversiones que realicen las empresas e irán destinados a financiar dos líneas de ayudas. La responsable territorial ha resaltado que “en esta convocatoria ha aumentado un 37 por ciento las solicitudes con respecto a 2021, lo que demuestra el interés de las empresas por estos incentivos y la concienciación cada vez mayor de empresas y trabajadores”.

La delegada ha incidido en el “apoyo constante” de la Junta por la Seguridad y Salud Laboral, recalcando que “el pasado año se beneficiaron 55 pymes cordobesas de estas ayudas, un 45 por ciento más de empresas que en la convocatoria anterior, con una inversión en la materia de 505.593 euros. Cifra que también suponía un 50 por ciento más” y que, además, “hemos vuelto a incrementar este año llegando a los 566.000 euros”.

Son dos las líneas de ayudas que se financian. Por un lado, están disponibles ayudas de entre 1.500 y hasta 15.000 euros para financiar actividades y proyectos que contemplen inversiones dirigidas a la incorporación en las empresas de medidas de mejora preventiva, como la sustitución de maquinaria antigua existente en los centros de trabajo; la incorporación de instalaciones específicas para el control de contaminantes de naturaleza química, física o biológica o las adaptaciones de seguridad de equipos de trabajo y maquinaria, entre otras.

Por otro lado, la segunda línea de ayudas, que oscila entre los 1.200 y los 12.000 euros, respalda iniciativas y proyectos de mejora de la integración de la prevención en las empresas, que faciliten el cumplimiento de la normativa, así como la realización de proyectos innovadores y buenas prácticas preventivas.

Están incluidos en este apartado planes de formación, estudios ergonómicos y psicosociales, proyectos de I+D+i dirigidos a la mejora de las condiciones de trabajo, diagnósticos preventivos sobre riesgos emergentes y primeras implantaciones de sistemas de gestión de seguridad y salud laboral.

PROYECTOS PRIORITARIOS

Son prioritarios para la concesión de estas subvenciones los proyectos o iniciativas destinadas a: la implantación de medidas colectivas para la protección del riesgo de caídas en altura para trabajos en superficies frágiles, incluidos invernaderos permanentes; proyectos de implantación de medidas de protección del riesgo de exposición a sílice y otros agentes carcinógenos, mutágenos y teratógenos o proyectos para la implementación de medidas para la eliminación o reducción de riesgos vinculados al asma profesional.

También se enmarcan en esta lista los proyectos para la implantación de medidas para la eliminación o reducción del riesgo por exposición a ruido en actividades de carpintería metálica y fabricación de estructuras metálicas.

Igualmente están entre los prioritarios aquellos que están centrados en la incorporación de dispositivos o estructuras de prevención del vuelco de maquinaria; los de implementación de mejoras ergonómicas en servicios de alojamiento y actividades socio sanitarias y los dirigidos a la implantación o mejora de los sistemas de movilidad segura y planes de seguridad vial laboral.

Etiquetas
stats