El cuidado y el trabajo en los Patios de Córdoba

Patio en la C/ Postrera, 28

Los Patios de Córdoba lucen estos días en todo su esplendor. A pesar de las lluvias torrenciales que cayeron en la ciudad a pocos días del comienzo del concurso -sumado a las lluvias que cayeron el pasado fin de semana-, los cuidadores y propietarios de los distintos recintos han conseguido mantener estos espacios en un estado óptimo de conservación. Sin embargo, aunque es en estos días donde las distintas variedades florales se encuentran en el momento de mayor fulgor, la atención y el mantenimiento de los patios cordobeses se prolonga más allá del mes de mayo, con un importante seguimiento y cuidado durante el resto del año.

Rafael Córdoba es propietario de uno de los patios más característicos de la ruta del Alcázar Viejo, el que se sitúa en la calle Postrera, 28. El recinto, al que se accede a través de un lúgubre zaguán, cuenta en su interior con un antiguo pozo perfectamente encalado, a través del cual se obtenía el agua necesaria para el consumo diario de sus vecinos, así como para la riega de las distintas macetas. “Hay que estar muy pendiente de las flores, ya que cada variedad necesita unos cuidados muy específicos. No todas las plantas son iguales”, explica a CORDÓPOLIS mientras retira algunas hojas secas de distintas macetas.

Y es que precisamente esto, el retirar hojas secas, es una de las rutinas diarias que realizan los distintos cuidadores de patios. De hecho, aunque en algunas especies se recomienda que las hojas muertas caigan por su propio peso, lo ideal es revisar semanalmente todas las macetas, eliminando las hojas secas tan pronto como aparezcan. De lo contrario, podría ponerse en riesgo al resto de la planta. Junto a esto, hay que realizar otro tipo de prácticas igualmente importantes como por ejemplo cambiar el mantillo sobre el que asientan las distintas variedades florales, ya que, junto al sol y el agua, la tierra es donde las plantas encuentran los nutrientes necesarios para crecer y lucir en todo su esplendor.

Uno de los principales hándicaps que encuentran los cuidadores de patios a la hora de conservar sus macetas en un estado óptimo son las altas temperaturas que se alcanzan en Córdoba, una ciudad donde cada verano los termómetros superan con facilidad los 40 grados. Por ello, es muy importante mantenerlas en sitios frescos -los patios suelen ser el lugar idóneo para ello-, donde el sol sólo les dé una parte del día. Igualmente, como no podía ser de otra forma, hay que regarlas con bastante frecuencia, aunque este procedimiento dependerá igualmente de cada tipo de planta. “En mayo, dependiendo del calor, suelo regar las macetas cada dos o tres días, pero cuando llega el verano, con el calor tan grande que hace en Córdoba, hay que regarlas prácticamente todos los días”, señala María Prieto, propietaria del patio situado en la calle Alvar Rodríguez, 8. Una práctica en la que se suele tardar entre una y dos horas de media.

Al ser preguntados sobre qué es lo que les lleva a presentarse a concurso año tras año, los cuidadores y propietarios de los patios suelen coincidir en la misma respuesta; por continuar con la tradición y por amor a sus plantas. Y es que, aunque los premios son importantes y un dulce no amarga a nadie, en muchos casos el mayor premio para todos ellos es la visita y la enhorabuena de los miles de personas que cada año se acercan a conocer y disfrutar del tesoro mejor guardado de sus hogares. 

Etiquetas
Publicado el
14 de mayo de 2021 - 05:00 h