En el ecuador de la fase de opción a premio

Hugo López en el Gran Teatro | TONI BLANCO

La segunda noche de esta fase final abría con una afluencia de público similar a la del primer día. Sobre el escenario, en primer lugar, el guitarrista granadino José Fermín Fernández nos interpretaba un toque por soleá impregnado de una profunda sonoridad que envolvía la sala y levantaba los aplausos y vítores del público. Este tocaor nace en Granada en 1995 y se aficiona al arte musical de su tierra a la temprana edad de 12 años. Ha trabajado y compartido escenario con grandes figuras como: Manolete, la Farruca o Carmen Linares y, además, recibió el Bordón Minero del Festival de las Minas en la última edición de este año 2019.

Como segundo toque solista, nos hacía una airosa bulería donde podemos destacar su técnica de pulgar y rapidez en la mano izquierda. En el acompañamiento al cante nos dejaba una granaína junto al cantaor Antonio Campos.

En segundo lugar, el baile. Turno ahora para el cordobés Hugo López. Éste comienza sus primeros pasos junto a su hermana y maestra Encarna López. Posteriormente estudia dos años en el Centro andaluz de Danza de Sevilla y se forma junto a bailaores de gran prestigio como: Javier Latorre, Rocío Molina, Antonio Canales o Farruquito entre otros. Ha formado parte como cuerpo de baile en diversas compañías desde que empezara por el 2008 con Dos por medio y Cía de Rafael Estévez y Nani Paños en el espectáculo Flamenco XXI: Ópera, Café y Puro, recibiendo éste, el premio al mejor espectáculo en el Festival de Jerez 2008.

Entre sus muchos premios podemos destacar el Desplante, recibido en el Festival Del Cante de Las Minas de la Unión del año 2018. A pesar de su juventud, este artista está considerado como uno de los principales bailaores de su generación, con un futuro bastante halagüeño. Acompañado por la voz y las palmas de Juan José Amador, Juan José Amador El Perre y Manuel Tañé y vestido de negro, con chaleco bordado en oro, pantalón de corto y camisa de encaje, nos dejaba un espectacular baile por martinetes.

En tercer lugar y, justo antes de los 15 minutos de intermedio, llegaba nuevamente el turno para José Fermín Fernández, quien acompañó el baile de Raimundo Benítez por siguiriyas junto a la voz del granadino Antonio Campos.

Finalizado el descanso y entrados en la segunda parte, abría nuevamente Hugo López con un baile por tangos. En esta ocasión, al elenco acompañante se unía la guitarra de Víctor Márquez El Tomate. Con garra y seguridad pisaba el escenario el bailaor marcándose unos airosos tangos de Extremadura y la Repompa, recibiendo nuevamente una calurosa ovación por parte del público. Hugo posee fuerza y técnica en sus pies y una marcada personalidad y desparpajo en su baile. Cuando pisa las tablas, su presencia acapara toda la atención de los asistentes. Muy posiblemente, esta noche haya estado más a gusto que en la fase de selección, donde también lo hizo bien, pero especialmente hoy, si cabe, transmitía mucha más confianza en sí mismo.

Llegaba el cante con la voz de la onubense Rocío Belén. Rocío comienza su andadura por el cante a la temprana edad de 8 años cuando se incorporaba a la fundación de Amparo Correa en Huelva. Entre sus premios, podemos hablar del primer premio joven del Concurso Nacional de cante jondo Antonio Mairena, primer premio Paco Toronjo en la villa de Alosno y su llegada a semifinales del prestigioso Concurso de las Minas de la Unión en 2017 y 2018, consecutivamente.

La onubense daba comienzo a su actuación con la petenera de la Rubia, antecedida de forma original con los versos compuestos por el poeta Federico García Lorca y cantados por la Argentinita sobre malagueño y legendario Café de chinitas. Rocío posee una voz con un amplio registro, de potentes agudos, trayéndonos a la memoria el eco de las cantaoras de antaño en el decir de su cante. Como hablábamos, posee un registro extenso, pero donde realmente su voz cala hondo, es en los bajos, donde se recrea de forma exquisita y con sencillez, llegando a erizar el bello. No obstante, posee grandes cualidades vocales y, de seguro, llegará lejos. De segundo nos dejaba los aires de levante con dos estilos diferente entre los que destacamos la levantica del Cojo de Málaga con una buena ejecución. Como tercer cante la soleá apolá, con estilos trianeros de Silverio y Paquirri el Guanté entre otros, donde demostraba conocimiento en el cante. Rocío terminaba su participación en esta fase de opción a premio por tangos acompañada ahora, además, con las palmas de Antonio y Lolo Saavedra Los Mellis.

La noche finalizaba con el último baile de Hugo López, con quien viajábamos hacia Extremadura con unos jaleos extremeños, bien arropado por su elenco de artistas.

Etiquetas
Publicado el
19 de noviembre de 2019 - 08:15 h