Las nieblas y las brumas protagonizan el estreno de febrero antes de un nuevo "golpe" invernal

La niebla acaricia Córdoba.

0

Enero acaba de irse. Con él un mes de extremos. Hemos convivido con frío gélido, de récord por algunos rincones de España, con la gran nevada del siglo que sepultó y detuvo la vida en la capital del Reino. En Córdoba la nieve acarició la capital en un par de ocasiones. Pero aquí fue la persistente lluvia, aunque escasa en cantidad, la protagonista durante buena parte de un mes que cerró con calores impropios de su tiempo, con más de 25 grados en algunos puntos de la provincia. Calor que quedó al margen de la capital, el valle del Guadalquivir y casi toda la mitad sur de la provincia gracias a unas nieblas insólitas en estas latitudes por su persistencia.

Córdoba registra la primera mitad de enero más fría en los registros

Córdoba registra la primera mitad de enero más fría en los registros

Y será precisamente la niebla una de las protagonistas que den la bienvenida a febrero. El marcado flujo del suroeste que va a predominar en la primera mitad de semana sobre el sur peninsular, permitirá alimentar la formación de bancos de niebla y brumas matinales a lo largo de todo el valle del Gudalquivir, pudiendo extenderse a otras áreas de valles y mesetas de la mitad norte de la provincia.

Nieblas matinales y temperaturas en ascenso

Con el paso de la borrasca Justine hasta el Mediterráneo, la Península Ibérica volverá a quedar bajo la influencia de la dorsal anticiclónica, manteniendo al margen la entrada de sistemas frontales. No obstante, aunque el nuevo mes vaya a traer cierta estabilización de la atmósfera, los vientos dominantes del suroeste encarrilarán humedad atlántica por el valle del Guadalquivir, generando nubosidad superficial que incluso podría dejar algo de precipitación por pura condensación, en todo caso testimonial.

Las lluvias débiles que se registren en la madrugada del lunes, con los primeros pasos del mes, remitirán rápidamente para dar paso a un ambiente más estable aunque nuboso. Desde el martes y hasta el próximo jueves, a la débil lluvia del fin de semana le volverá a tomar el relevo la formación de brumas y nieblas matinales, que podrán ser persistentes en altura durante el miércoles 3 de febrero. Para el resto de las jornadas, la nubosidad superficial debería dar paso a tardes soleadas o de ambiente nuboso, con temperaturas que experimentarán un progresivo ascenso.

Las máximas pasarán de los 17 o 18 grados que se esperan el lunes a lo largo del valle del Guadalquivir y la mitad sur de la provincia hasta los 21 o 22 para la tarde del jueves. En el norte las máximas pasarán de los 14 a 15 grados de comienzos de semana hasta los 18 o 19 grados que se esperan para el jueves. Las mínimas por su parte se mantendrán muy estables o en ligero descenso gracias al regreso de procesos de enfriamiento nocturno e inversión térmica. Temperaturas mínimas que por lo general oscilarán entre los 4 o 5 grados de la mitad norte y los 5 a 7 grados del resto.

Nueva embestida invernal

Con la llegada del fin de semana se espera un cambio brusco del tiempo. La llegada hasta las cercanías del litoral luso de una borrasca fría desde el Atlántico, inyectará aire de origen polar hasta el interior peninsular. A la entrada de aire gélido le acompañará el paso de varios sistemas frontales que dejarán precipitaciones abundantes en la mitad occidental de la Península. Lluvias que se mantendrían durante todo el fin de semana y que podrían ser especialmente intensas a lo largo del sábado. Precipitaciones que podrían terminar siendo de nieve en cotas altas de la provincia con el paso de las jornadas gracias a la "invasión" de aire frío que dejarán los frentes a su paso, y que quedaría relativamente estacionable sobre la Península de cara a comienzos de la próxima semana.

Etiquetas
Publicado el
1 de febrero de 2021 - 05:45 h