Zelu, el pasajero desconocido

El jerezano Zelu, con camiseta oscura, en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

El fútbol moderno era esto. A José Luis García Pérez (Jerez de la Frontera, 1996) le está tocando vivir un verano inolvidable en el Córdoba CF. Ha defendido ya la blanquiverde en amistosos, pero aún no le presentaron de manera oficial. Una circunstancia extraña en cualquier otro lugar pero habitual en un club que se ha instalado en el terremoto permanente desde el comienzo de año, cuando emprendió una revolución -con secuelas dañinas, como se comprobó después- para salvar el pescuezo en Segunda División. En su nuevo proyecto está incluido este jugador jerezano, que atiende por Zelu y que es un blanquiverde más desde que en la primera semana de julio acudió al hospital San Juan de Dios para los reconocimientos médicos. “Si está aquí es porque habrá fichado”, se decía en los corrillos de los periodistas. Aún no se sabía la magnitud del problema que tenía encima el Córdoba.

Zelu ya ha visto pasar a un par de directores deportivos y dos entrenadores en el puñado de semanas que lleva como miembro de hecho del club de El Arcángel. También tiene compañeros que estuvieron y ya no están -como el uruguayo Montelongo y algunos componentes del filial cordobesista-, aunque esa sensación de vaivén es más lógica en el curso de una pretemporada que está, como todo el mundo sabe, para aglutinar voluntades, asimilar sistemas y acoplar a profesionales desconocidos. Lo que ocurre es que, en el Córdoba, el desconocido es él: como la entidad tiene bloqueados los fichajes, todos los que llevan entrenando desde mediados de julio ya se conocían desde el curso anterior. Lo de ser prácticamente el único nuevo convierte a Zelu en un elemento singular.

¿Y quién es Zelu? Este jerezano se forjó en la cantera del Sevilla FC, donde llegó a ser máximo goleador de su equipo de División de Honor Juvenil. Actúa como extremo derecho, aunque se desenvuelve en varias posiciones de ataque por su habilidad para el uno contra uno y su buena gama de disparos. No es un anotador nato, sino más bien un facilitador. Después de salir de las divisiones inferiores del club de Nervión fue fichado por el Marbella, donde en su primer año como senior intervino en 30 partidos. Su rutilante irrupción llamó la atención del Málaga, que lo contrató para dejarle en su filial de Tercera, el Atlético Malagueño.

La oportunidad de volver a Segunda B se la dio el San Fernando, donde se curtió antes de dar el salto al Melilla. En el cuadro norteafricano disputó 35 partidos (un gol) en el pasado curso 17-18 dentro del grupo IV de la Segunda B. Córdoba será la cuarta provincia andaluza en la que presta sus servicios como futbolista Zelu. El jerezano ha sido uno más en las concentraciones de Los Ángeles de San Rafael (Segovia) y Montecastillo (Jerez), ambas con Francisco Rodríguez al mando del plantel. Después de la dimisión del entrenador almeriense, ha llegado Sandoval. El de Humanes les conoce a todos menos a él. Otro aliciente más para reivindicarse en el extraño verano de Zelu.

Etiquetas
stats