¿Tocará Navarro lo que funcionó en Oviedo?

Rafa Navarro, durante el Oviedo-Córdoba en el Carlos Tartiere (3-3) | LOF

Rafa Navarro se marchó de Oviedo con sensaciones más halagüeñas que las vividas en jornadas anteriores, algo que tampoco resultaba muy difícil de conseguir en este aciago curso. La satisfacción por el rendimiento ofrecido y el orgullo plasmado valieron una igualada que muy pocos hubieran imaginado a priori. Pese a que el punto rescatado durante la recta final no sirva de mucho para pelear por la permanencia, lo cierto es que el técnico del Córdoba tomó buena nota de lo expuesto sobre el verde de cara a la siguiente cita liguera. La misma acontecerá en El Arcángel el próximo domingo (20:00 horas) contra el Real Zaragoza, otro de los equipos que sigue sin poder despegar sus miras de la zona de descenso.

Tres cambios introdujo de partida el míster blanquiverde con respecto al desastroso choque ante el CD Lugo: Vallejo, Carbonell y Alfaro entraron en el once por Álex Quintanilla, Bodiger y Piovaccari. Esos retoques provocaron que Luis Muñoz volviera al eje de la retaguardia junto a Chus Herrero -hasta hace unas semanas no se planteaba que el malagueño abandonara la zona de medios- y que Andrés tuviera una mayor responsabilidad arriba. Sin embargo, el errático y preocupante inicio de la contienda, donde se encajaron dos goles en apenas 8 minutos -rozando la tragicomedia absoluta el de Ibrahima después de error de Menéndez- ,provocó que las dudas asaltaran a Navarro y con razón. A su lado asistían al descalabro Carlos Abad, Quintanilla, Loureiro, Javi Lara, Quim Araujo, Aguado y Piovaccari, el hombre que cambiaría la cara del Córdoba.

Las molestias físicas de Jaime Romero transcurrido el 28 del encuentro propiciaron el ingreso del ariete italiano a la punta del ataque con Andrés. De una rápida combinación entre ellos nació el primer tanto cordobesista, el que refrendó la total temeridad que resulta a estas alturas sentar al nueve blanquiverde. Eso sí, Piovaccari ya había mostrado en las sesiones de trabajo que no estaba al 100% y no pudo concluir el duelo en Asturias. El otro jugador que también dejó señales de no encontrarse en plena forma fue Alfaro. El capitán onubense no disputaba la totalidad de un envite desde el pasado 4 de diciembre en Copa del Rey, fecha donde el Getafe CF goleó por 5-1 a los de Curro Torres. A partir de entonces solo había contado con la segunda mitad frente al Rayo Majadahonda en casa y escasos minutos entre marzo y abril.

Tocará esperar a los entrenamientos de la semana para comprobar si Navarro podrá repetir piezas o si por el contrario deberá realizar una nueva remodelación en su disposición. En el apartado positivo está la vuelta de un Bodiger cuyo rendimiento dista bastante con el ofrecido a su llegada. Como aspecto negativo, conocer el estado de salud de Flaño y Carrillo, dos hombres que causan baja desde Elche y que no parece que puedan tener ocasión de retornar próximamente. A ellos se les podrían unir los ya mencionados Romero, Piovaccari y Alfaro, de los cuales todavía se desconoce el alcance de sus problemas. Lo único claro es que, sitúe los profesionales que sitúe, debe repetirse sin ningún tipo de condicionante la actitud ofrecida después del 2-0 en Lugo. La completa utopía que supone obtener la permanencia no exime al vestuario de dar la cara y no "arrastrar el escudo" como varios protagonistas han hecho mención.

Etiquetas
stats