Desde los tiempos de Lucas

Ramos en el partido ante el  Barcelona B | LOF

Tres partidos perdidos de los cuatro primeros disputados. Hay que rebuscar en la hemeroteca para encontrar un inicio de Liga tan poco productivo en el Córdoba en Segunda División. De hecho, durante la etapa de Carlos González al frente de la entidad nunca se vio nada parecido en la categoría de plata. Lo de Primera, obviamente, fue otra historia. Luis Miguel Carrión tiene tarea por delante. Después de una pretemporada intachable, el conjunto blanquiverde se ha visto inmerso en una espiral de desgraciados resultados que tienen, obviamente, un fundamento. Ahí trabaja el catalán para reconducir la marcha de una formación que presenta ahora mismo un expediente de lo más mediocre: cayó derrotado en El Arcángel en sus dos compromisos -Cádiz (1-2) y Zaragoza (1-2)- y también en el Mini Estadi el pasado fin de semana ante el Barcelona B (4-0). Sólo ganó en Liga al Albacete en el Carlos Belmonte (0-3). Tres puntos sobre doce posibles.

En la temporada 10-11, el Córdoba hizo su peor puntuación de esta década en las cuatro primeras jornadas. Era la segunda temporada en el banquillo de Lucas Alcaraz -actualmente seleccionador de Argelia- y los blanquiverdes arrancaron empatando en el Helmántico ante la desaparecida UD Salamanca (1-1). Después de eso, tres derrotas: Rayo (2-3), Celta (3-2) y Xerez (0-2). Las alarmas sonaron y el equipo reaccionó con dos triunfos encadenados (1-2 al Cartagena y 2-0 al Barça B) para terminar recuperando el pulso. Acabó la campaña agarrando sus cincuenta puntos de rigor para salvar el pellejo. Y después de aquello llegó González.

Desde entonces nunca se vio una puesta en escena tan poco eficiente por parte del Córdoba, que aunque nunca se caracterizó por arranques excepcionales sí mantuvo siempre un tono que le mantuvo como mínimo en zona media. En las dos temporadas de Oltra, el equipo despachó un inicio aceptable. Después del descenso de Primera División, los blanquiverdes hicieron 6 puntos sobre 12, fruto de victorias ante Valladolid (1-0) y Zaragoza (0-1), con derrotas frente a Leganés (3-1) y Alcorcón (1-3). El curso pasado, el conjunto de Oltra solamente había perdido un partido de los cuatro primeros -ante el Huesca por 0-3-, habiendo ganado a Tenerife (1-0) y empatado con UCAM Murcia (1-1) y Lugo (3-3).

En la 11-12, con Paco Jémez, el Córdoba sumó 7 puntos de 12, gracias a victorias ante Numancia (1-0) y Las Palmas (0-1), empate contra el Almería (1-1) y derrota en Valladolid (2-0). En la 12-13, con Rafa Berges, el arranque en las cuatro primeras jornadas depató 5 puntos, con triunfo ante el Racing de Santander (2-0), empates ante Murcia (0-0) y Lugo (1-1) y derrota con el Elche (0-1). En la Liga 13-14, la del ascenso, el Córdoba -entrenado por Pablo Villa, ahora en el staff de Unai Emery en el Paris Saint Germain-, hizo 7 puntos con victorias ante Ponferradina (1-0) y Depor (0-1), además de un empate (1-1) ante el Alavés y derrota frente al Éibar (1-0).

El Córdoba, con su peor inicio desde 2010, tiene por delante un calendario complicado. Le toca recibir el próximo domingo (20:00) al Tenerife, el mismo rival que tres días después comparecerá en el mismo escenario para disputar la tercera eliminatoria de la Copa del Rey. Después, dos salidas para medirse al Valladolid y al Granada. Hay ramalazo de temor en el cordobesista. “No tuvimos alma”, expresó Carrión en la sala de prensa del Mini Estadi. Inquietante.

Etiquetas
stats