Si echas cuentas sale esto

Córdoba - Huesca (0-2) en El Arcángel | MADERO CUBERO

Dijo Carrión que era difícil jugar con “este ambiente”, refiriéndose a la actitud del público que acudió a El Arcángel para ver si los suyos eran capaces de enderezar el rumbo ante un adversario directo en la lucha por el nuevo objetivo, no declarado oficialmente pero tan real que no hace falta: salvar la categoría. No hubo manera. La Sociedad Deportiva Huesca se impuso por 0-2 y prolongó una racha negativa de proporciones dramáticas. El Córdoba no logra una victoria ante su afición desde finales de septiembre del año pasado, cuando venció por 2-0 al Nástic de Tarragona, actual colista de la Segunda División. Los blanquiverdes descendieron a la posición décimo novena. Puesto de descenso. Hacía seis años y medio que no tocaban la zona fatídica y desde la Liga 2008-09 no se veían en una situación de esta dificultad con el campeonato ya avanzado. Si se echan cuentas, esto es lo que sale. Éste es el ambiente de El Arcángel, el estadio comúnmente conocido como “nuestro reino” y que a día de hoy es una tómbola. En Córdoba está el recinto más esquilmado de la Segunda División. El titular de la plaza solamente ha sumado 13 puntos en 12 partidos. No hay ninguno peor.

El estadio ribereño registró una entrada de 8.522 espectadores oficiales según los datos de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), por lo que se bajó por primera vez de la franja de los diez mil seguidores. El Córdoba, que es el equipo que menos puntos consigue en su casa, es el segundo de toda la competición -después del Zaragoza- que más aficionados congrega. Una paradoja más para un conjunto que se ha enquistado y no encuentra el modo de rentabilizar lo que hace sobre el césped. Según la mayoría de los protagonistas, un rendimiento que merece más o que se ve castigado por decisiones injustas de terceros -léase arbitraje- o latigazos de mala suerte. Allá cada cual a la hora de buscar excusas a lo que está siendo una temporada cochambrosa. Uno de los últimos en llegar, el montoreño Javi Lara -el único cordobés, por cierto-, dejó caer en la zona mixta un rápido diagnóstico. “La clasificación es una realidad y cuanto antes la afrontemos, mejor”, indicó el punta, que llegó desde la India con un contrato de seis meses para ayudar a pelear por el ascenso y se ha encontrado con un panorama que recuerda mucho al que dejó cuando hace una década salió del filial.

https://twitter.com/Incond_CCF/status/831091057047781377

Con algo más de 15.000 abonados, el Córdoba ha conseguido con su temporada en casa espantar a su propia clientela. Además de tener la peor entrada en un partido vital, el frustrante marcador hizo que los seguidores desfilaran prematuramente hacia las bocanas de salida. Apenas unos dos mil se quedaron hasta que el árbitro Pérez Pallas dio el pitido final y los servicios de megafonía subieron a tope el volumen para evitar que resonara el eco de las protestas. Desgraciadamente no era necesario. El personal ya se había desgañitado lo suficiente. El cordobesismo ofreció un pack completo de frustración: concentración en la puerta cero, pitada de protesta durante el himno, pañolada en el minuto 54 y huida antes del final. En el palco de El Arcángel no se encontraba el presidente, Alejandro González. El club estuvo representado por el consejero Sergio Medina. El propietario y ex presidente, Carlos González, dispone de un palco privado con los cristales tintados. Donde todo lo ve pero nadie le puede mirar.

Etiquetas
stats