El reto múltiple de Narváez

Juanjo Narváez celebra su primer gol con el Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

A Juanjo Narváez (Pasto, Colombia, 1995) le quedan diez partidos por delante para cumplir una serie de retos. Algunos de rabioso presente, como la salvación de categoría del Córdoba en Segunda División; otros están relacionados con su porvenir en el Real Betis, club en el que tiene contrato firmado hasta 2021. En su agenda también hay anotaciones que tienen que ver con la reivindicación personal, su progreso como jugador y el cumplimiento de esos anhelos infantiles desde que el Real Madrid le reclutó después de debutar en la Copa de Colombia con poco más de 16 años defendiendo el escudo del club de su ciudad natal. Llegó en invierno a un Córdoba en plena revolución interna, con muy mala pinta en la clasificación pero metido en un emocionante proceso para recuperar su rango en la Liga. Ahora el equipo tiene argumentos para pelear por la la permanencia. Juanjo Narváez es uno de ellos.

“Lo importante es sumar. El equipo está mentalizado para seguir en esta racha”, ha dicho un sonriente Narváez en la sala de prensa de El Arcángel, poco después del primer entrenamiento de una semana que desembocará en el partido del sábado en Soria ante el Numancia. “Es un equipo fuerte en su casa, pero igual nosotros vamos a contrarrestar eso”, ha expresado el punta colombiano a propósito del siguiente rival. La suya está siendo una temporada de lo más movido. Empezó a las órdenes de Quique Setién en el Betis y llegó a debutar en Primera División en el Camp Nou, ante el Barcelona de Messi y compañía. Perdió con los verdiblancos por 2-0. Unos meses después, debutó en Segunda con el Córdoba en repleto Arcángel ante el Barcelona B. Y conoció con los blanquiverdes el sabor de la frustración, tras caer 1-2 en el último suspiro del partido. Él se estrenó marcando gol. Solo fue feliz tras firmarlo y se le notó en sus gestos sobre el verde. Luego, en la zona mixta, fue más lacónico. “No puedo estar contento porque perdimos”, dijo. Entendió pronto la magnitud del problema.

Ahora, Narváez es uno de los referentes para Sandoval. Sólo se quedó fuera de la alineación por lesión. El técnico madrileño le ha acoplado en una demarcación distinta a la habitual en él. “Me estoy haciendo con la posición. Antes jugaba un poco más por el medio, pero el míster me quiere por la banda. Requiere más esfuerzo, pero no tengo ningún problema. Estoy trabajando para eso”, ha explicado ante los periodistas, argumentando que “no es lo mismo por el medio que por la banda. He visto los partidos repetidos y estoy más defendiendo que atacando. Estoy trabajando para que ese esfuerzo lo pueda hacer al cien por cien”.

La rutina de Narváez está ligada a la batalla por la salvación que ha emprendido el Córdoba. El colombiano se muestra implicado. “Vamos partido a partido. Tenemos una liguilla nosotros ahí abajo, pero pensamos que cada fin de semana nos debemos centrar en ganar. Si lo hacemos, iremos recortando puntos”, apunta. Quedan diez partidos en Segunda. Se ha iniciado la cuenta atrás. En ese tiempo, Narváez tendrá que demostrar su talento para ser un futbolista determinante, ayudando desde donde Sandoval le necesita. Si finalmente es uno de los protagonistas de la hazaña cordobesista, regresará al Betis por una puerta principal. Allí le espera un contrato largo -con cláusula de 25 millones- y un entrenador, Quique Setién, que no tiembla a la hora de apostar por productos de la cantera recién salidos de la Segunda B, como Junior Firpo, Francis o Loren. La aventura cordobesa de Juanjo encierra la llave de su porvenir.

Etiquetas
stats