A por la redención ante uno de los símbolos del mejor pasado

Borja, con López Garai detrás, en El Arcángel. FOTO: MADERO CUBERO
El Córdoba prepara la cita en Valdebebas ante un RM Castilla enrachado y con Borja, ex ídolo de El Arcángel, como pieza clave

Fue capaz de doblegar al Tenerife (1-0), un equipo en dinámica triunfal -ocho jornadas sin perder-, y ahora se le presenta en el horizonte la oportunidad para ratificar su remonte: visitará el sábado (18:15, La Sexta) al Real Madrid Castilla, un colista que no lo parece porque lleva tres victorias consecutivas. El Municipal de El Carpio será el escenario de las prácticas de un Córdoba que pretende cerrar el año con buenas sensaciones y una clasificación que dé pie a pensar en positivo. Le vendría de perlas un triunfo en la Ciudad Deportiva de Valdebebas, un lugar que traerá recuerdos especiales a Pablo Villa -fue canterano del Madrid- o al mismísimo Carlos González, quien en su día formó parte de una candidatura a la presidencia del club. Pero no será día de sentimentalismos.

A quien piense en un partido fácil más le vale que se vaya sacando esa idea de la cabeza. El Real Madrid Castilla intimida. El cambio de entrenador -Manolo Díaz suplió al cordobés Alberto Toril- ha reactivado al filial blanco, que tocó fondo a mediados de noviembre en Ipurúa. Allí el Éibar le humilló con un 6-0. En las cuatro siguientes jornadas sólo ha encajado dos, no ha perdido ninguno de sus encuentros y uno de los grandes protagonistas sobre el césped ha sido Borja García. El de Vallecas ha anotado dos goles en este periodo y se afianzado como mediocentro ofensivo. En la actualidad, es una de las piezas maestras en la reacción madridista. Y el Córdoba se le cruza en el camino.

La simple mención de su nombre evoca tiempos de gloria para la entidad blanquiverde, que encontró en él uno de sus futbolistas más efectivos en los últimos tiempos. Llegó sin demasiado revuelo, con 21 años, tras salir del Rayo Vallecano después de que Sandoval no hiciera demasiado por retenerle tras el ascenso de los madrileños a Primera. Potente, con técnica y una intuición brutal para sacar partido de cada situación en el campo, Borja García llegó con un contrato de cuatro temporadas en verano de 2011 y mucha hambre por progresar. Lo logró. Jugó un total de 44 partidos, firmó 19 goles -el medio más anotador de toda la categoría- y ofreció actuaciones memorables a las órdenes de Paco Jémez. El Córdoba jugó el play off de ascenso a Primera y selló su mejor clasificación en casi cuarenta años. “Es el mejor futbolista, por calidad, que jamás he tenido como compañero”, dijo una vez sobre él Juan Fuentes, lateral cordobés ahora en el Espanyol, en Primera División. Ése era el destino natural de Borja, pero...

El centrocampista vallecano formó parte del trío de destacados por la Liga de Fútbol Profesional al final del curso 11-12. Dos de los galardonados eran del Córdoba. El mejor, Javi Hervás, ya estaba fichado por el Sevilla. El tercero, Javi Álamo, se proyectaba desde el Recre al Zaragoza. ¿Y Borja? Se quedaba en el Córdoba. Pero no volvió a disputar un partido oficial con los blanquiverdes porque, en plena pretemporada veraniega, la directiva entendió que lo mejor que podía hacer era abrirle la puerta. El Rayo, con Jémez en el banquillo, hizo un amago de repesca pero su situación económica -intervenido judicialmente- no lo permitía. Cuando llegó el Real Madrid a por él, la negociación prosperó a mediados de julio. Borja volvió a la capital de España en una operación cuyas cantidades no desvelaron las partes, aunque se cifran en torno al 1'5 millones de euros, de los cuales el club de El Arcángel se quedó con un cincuenta por ciento. Borja estuvo un año en Córdoba y dejó una huella para siempre.

Este sábado, los caminos se reencuentran en Valdebebas. Borja no volvió a ser el mismo del Córdoba. No lo hizo mal, pero las exigencias eran distintas. Jugó 41 partidos y marcó 9 goles en su primer año blanco. Muchos de sus compañeros -Morata, Jesé, Juanfran, Sarabia...- cambiaron de aires, como corresponde a un filial: algunos, los más afortunados, al primer equipo del Madrid. Otros, con destino a clubes de Primera. Borja sigue, a sus 23 años, en el equipo nodriza del Real Madrid. Es uno de los veteranos del grupo. Desde su marcha, Borja se cruzó tres veces con los blanquiverdes. En El Arcángel salió derrotado (1-0), pero en la vuelta intervino en una cruel paliza para el conjunto por entonces de Rafa Berges (4-0). Este verano, en un amistoso en Palma del Río, ambos equipos empataron sin goles. El Real Madrid Castilla está ahora en racha y Borja, también.

Etiquetas
stats