La reconstrucción del Córdoba Femenino, en camino

El Córdoba Femenino celebra un gol la pasada campaña | JUAN HUERTAS/CÓRNER CORDOBÉS

El verano pinta movido en tierras cordobesas. Ya sea en terreno judicial o de planificación deportiva, los asuntos novedosos en El Arcángel estarán casi a la orden del día. En el caso concreto del Córdoba Femenino, después de nueve salidas anunciadas por el club más otras dos, su dirección deportiva, liderada por Francisco Avilés 'Peque', deberá armar un equipo en el presente verano para paliar la marcha de casi la mitad de la plantilla, bien porque terminaran contrato, no se contara con ellas o una opción mejor para sus aspiraciones; también valdría cualquier combinación entre las tres anteriores.

La pérdida de referentes en el vestuario es un hecho en el equipo cordobesista. Aun así, bien porque no encajaban en el nuevo proyecto tras la llegada de Infinity al club o bien porque llegaron ofertas de mejores clubes, tres jugadoras capitales se acabaron marchando. Las partidas de la ecuatoriana Kerlly Real y de la gerundense Mery Martí, ambas adelantadas por CORDÓPOLIS, han sido las más significativas, ya que fueron tremendamente relevantes en el ascenso a Reto Iberdrola en 2019 y en la posterior permanencia del equipo hasta que el coronavirus entró en escena. Por otro lado, la japonesa Minori Chiba, que llegó en verano de 2019, fue una fija en el lateral derecho para Manu Agudo y apenas salió siquiera de la convocatoria de las blanquiverdes.

Pues bien, esas jugadoras ya no pertenecen a la disciplina blanquiverde. Minori fue incluida en la primera lista de bajas dada por el club y ha puesto rumbo al Alavés Gloriosas, del Grupo Norte de la Reto Iberdrola. Kerlly, que jugó fuera de posición toda la temporada, es una de las grandes promesas del fútbol ecuatoriano y se marcha a sus 21 años a un club de Liga Iberdrola, el Valencia CFF. Mery Martí, jugadora que le consta a este periódico que no tenía intención de marcharse del club, ha salido finalmente fuera de la península para enrolarse en las filas del UD Tacuense, que acabó penúltimo clasificado en el Grupo Sur de Reto Iberdrola pero que está montando un ambicioso proyecto para volver a la máxima categoría.

El Córdoba Femenino tiene la clara misión de recuperar o crear pesos pesados en el vestuario para que sea un equipo a tener en cuenta en la Reto Iberdrola de la temporada 20/21. Belén Potassa, delantera del Fundación Albacete, puede ser la primera piedra en el proyecto cordobesista, según ha podido saber CORDÓPOLIS, a la que podría sumarse Nati De Francisco, que sigue en la agenda de la dirección deportiva del Córdoba Femenino. Aun así, quedarían varias posiciones por reforzar y anunciar para la primera plantilla, que tiene por ahora 12 jugadoras en nómina tras la reciente salida de Ilenia, aunque Lidia Santos, Ocón y Esojo pertenecen al filial. Queda aún verano para que la reconstrucción en el Córdoba Femenino sea una realidad.

Etiquetas
stats