Una receta para renacer en la casa del peor del año

Pedro Ríos ante Samuel Camille, en el partido de ida | MADERO CUBERO
El Córdoba prepara el asalto al Toralín, hogar de una Ponferradina que solo ha sumado 3 puntos de 27 en 2016 y lleva nueve partidos sin ganar | El veterano Fabri se estrenará en el banquillo berciano

El próximo sábado, a eso de las ocho y cuarto de la noche, se sabe con certeza que hará mucho frío en El Bierzo y que tendrá lugar uno de esos partidos de pura Segunda División, con dos equipos agobiados por las urgencias. El Córdoba, tras la jornada de descanso para el plantel, ha vuelto al tajo con tareas pendientes y problemas sobrevenidos. El principal, la ausencia de Florin Andone. El delantero rumano cumplirá un partido de sanción por la tarjeta amarilla que vio ante el Zaragoza -quinta del ciclo- y Oltra tendrá que idear un remedio para que el Córdoba no note, o lo haga lo menos posible, la falta de su gran referente en ataque. Raúl de Tomás podría tener una nueva oportunidad, con Xisco recuperando su sitio como nueve puro. Habrá que verlo.

Más allá de los movimientos en la pizarra -que sin duda los habrá-, el técnico valenciano insistirá en recetas emocionales para levantar el ánimo de un equipo que ha sufrido un declive notable en la segunda vuelta. Después de cuatro partidos sin lograr la victoria, el Córdoba ha salido de los puestos de ascenso directo y podría ver comprometida su plaza en la zona de play off en el caso de que no regresara de El Toralín con un resultado positivo. Convertir esa presión en un estímulo es el desafío para los próximos días.

A la SD Ponferradina se le ha torcido el plan de muy mala manera en los últimos meses. El equipo sólido -especialmente en su casa- y fiable del arranque ha mutado en un grupo inconsistente, que a día de hoy es protagonista de un triste récord: lleva sin ganar desde el pasado 6 de diciembre y el lastre de esa cadena de nueve partidos le ha hecho descender posiciones de un modo alarmante. Han sumado 3 puntos de los últimos 27, lo que les convierte en colistas de la segunda vuelta, y acumulan 547 minutos sin marcar un gol. Mucho tiene que ver en esta sequía anotadora la marcha de su delantero referencial, Yuri de Souza, un ídolo en El Toralín que dijo adiós entre lágrimas: de pena por decir adiós a un club donde ya es leyenda y de alegría por contemplar las cifras del suculento contrato que le ofrecían en China.

La inercia de la Ponferradina le costó el puesto a su anterior entrenador, José Manuel Díaz Fernández hace dos jornadas. Tomás Nistal y Rubén Vega accedieron al banquillo de manera interina y, al menos, han paliado la caída. Con ellos, el equipo ha sumado dos empates a cero consecutivos en las dos últimas jornadas: en Valladolid y ante el Alcorcón. Esta misma mañana, el club ha oficializado el sustituto: el elegido es Fabri, un viejo zorro de los banquillos. Se avecina un duelo a cara de perro en la gélida noche berciana.

Etiquetas
stats