Reaparece Prasa: reclama seis millones de euros a Carlos González

José Romero, presidente de PRASA | MADERO CUBERO

Por si hubiera pocos, otro frente judicial se abre en torno a El Arcángel. Esta vez de la mano de un actor que reaparece después de mucho tiempo. Se trata de Prasa, que fuera propietaria del Córdoba CF SAD entre 2000 y 2011 -primero conjuntamente y después en solitario- y que ahora reclama seis millones de euros a Carlos González. La solicitud en realidad es a Azaveco, mercantil a través de la cual el tinerfeño tuviera la mayoría accionarial de la sociedad. Mediante esta denuncia, la constructora de José Romero obtiene además la suspensión cautelar de los derechos políticos de la entidad original, que posee el canario mientras resuelve la titularidad de la misma. No en vano, cabe recordar que mantiene un litigio con Aglomerados Córdoba -esto es Jesús León- en este sentido.

Según ha informado Diario Córdoba en su edición digital de este viernes, el Juzgado de Instrucción número 8 de la ciudad ha dictado la mencionada suspensión cautelar de los derechos políticos del Córdoba CF SAD. Estos se encuentran desde hace unos meses en manos de Azaveco, después de que el Registro Mercantil de Córdoba diera por oficial el cambio del consejo de administración de la sociedad aprobado en junta general extraordinaria de accionistas. Dicha asamblea se celebró en enero a petición de la mercantil de Carlos González, que fue nombrado presidente de la entidad. Pero la propiedad de la misma, es necesario insistir, está en entredicho mientras que no se resuelva el contencioso abierto en Madrid al respecto. El tinerfeño, por si quedó ya en el olvido, reclama la titularidad de la mayoría accionarial de la SAD tras el impago de 4,5 millones de euros por parte de Jesús León. La cifra corresponde al último pago de la compraventa firmada entre ambos en enero de 2018.

La primera decisión del Juzgado de Instrucción número 8, tal y como ha expuesto el citado periódico, se ha producido tras demanda de Prasa contra Azaveco por cuantía de seis millones de euros. Esta solicitud de pago se produce por parte de la empresa constructora de la provincia en virtud a una cláusula del contrato de compraventa del Córdoba CF SAD que en junio de 2011 rubricó con Ecco Documática, firma con la que adquirió Carlos González la sociedad y que derivó después a Azaveco. La promotora considera que existe incumplimiento de uno de los puntos del texto acordado por las dos partes para el traspaso de la entidad original, que también es necesario recordar está vacía de contenido tras la venta de su unidad productiva a Infinity a través de Unión Futbolística Cordobesa (UFC). Como suele ser habitual, Azaveco cuenta con un plazo abierto para interponer recurso de apelación en la Audiencia Provincial, que es en esta ocasión de 20 días.

Quizá resulte necesario refrescar la memoria en este sentido. Prasa formó parte de la propiedad inicial del Córdoba CF SAD, allá en 2000 dentro de la obligada conversión del club califal en sociedad anónima original para permanecer en el fútbol profesional. Rafael Gómez -a través de Arenal 2000- y Ángel Marín -por medio de Marín Hillinger- fueron los otros dos empresarios que compusieron el conocido como triunvirato, que se rompió en 2004 con la salida del accionariado de este último. Unos años después, el después concejal de Unión Cordobesa en el Ayuntamiento de la capital abandonó también la entidad, que quedó definitivamente en posesión de la constructora de José Romero. Ésta cerró su acuerdo de compraventa en 2011 con Carlos González, que entonces actuaba con Ecco Documática.

Etiquetas
stats