Puerta a cero y algo más

Bijimine y Rodas se abrazan en presencia de Pawel en el Tartiere de Oviedo | LOF

El Córdoba consiguió dejar su puerta imbatida cinco veces en la primera mitad de la Liga. Cuatro de ellas fueron en las primeras siete jornadas del campeonato y en todas esas ocasiones el duelo acabó con victoria (Tenerife, Alcorcón, Levante y Nástic). Luego pasaron más de tres meses (y un puñado de acontecimientos, entre ellos el despido de Oltra y la llegada de Carrión) hasta que de nuevo el equipo pudo celebrar otro partido sin encajar. El festejo se quedó a medias: un 0-0 en El Arcángel en el primer partido del año, frente al Rayo Vallecano. La estadística lanza un claro mensaje: al Córdoba, que no es precisamente un vendaval ofensivo, le interesa preservar su puerta. Pero no sólo eso. Carrión lo ha dejado claro en las vísperas del viaje a Tenerife, donde este sábado se abre la segunda vuelta de los cordobesistas. “Buscamos un equilibrio. Tenemos que hacerlo mejor en las dos áreas”, ha dicho.

“Si buscas portería cero, parece que trabajas bien porque el equipo la mantiene. Todo viene de la calidad y trabajo. Si somos capaces de equilibrar, de estar mejor en defensa y ataque, ganaremos muchos partidos. Yo quiero ganar. Nos vamos a dejar el alma en esto y esperamos mejorar las dos facetas por igual”, explicó Carrión. Con Carrión, ese reto de terminar sin recibir se hizo realidad dos veces en la Copa del Rey: 2-0 al Málaga en El Arcángel y el 0-0 en Santo Domingo contra el Alcorcón.

En cualquier caso, parece evidente el valor que tiene la protección de la puerta propia. El Córdoba ha sumado 13 puntos en los cinco partidos en los que no recibió gol. Eso supone la mitad de los 26 cosechados en 21 partidos de la primera vuelta. También queda fuera de duda el daño que ha provocado en la retaguardia la baja de Deivid, el jefe de la zona, que fue operado de una lesión en la espalda y cuyo retorno no se espera hasta finales de marzo o principios de abril. Sin el canario atrás -además de la apertura inmediata de un debate sobre la conveniencia o necesidad de cubrir su plaza-, el Córdoba comenzó un carrusel de modificaciones en la defensa por lesiones, sanciones, bajas formas y todo ese tipo de condicionantes que salpican una temporada. El club ha empleado a once futbolistas en defensa y ha encajado 28 goles en 21 partidos, siendo el sexto en ese ranking negativo en Segunda División.

En Tenerife, Carrión tiene de nuevo la oportunidad de componer una línea defensiva muy similar a la de los inicios, con Antoñito en el lateral derecho, Domingo Cisma en el izquierdo y el centro para Jonathan Bijimine y Héctor Rodas. Entre los palos, el polaco Pawel Kieszek es fijo. Aún falta un entrenamiento más, en Tenerife, aunque el técnico catalán del Córdoba podría apostar por esa formación.

Etiquetas
stats