La promesa de Andrea: “Volveré más fuerte”

La piloto cordobesa Andrea Sibaja | MADERO CUBERO

La rabia y la decepción entreveran sus palabras cuando analiza una temporada que ha concluido sin que se hayan cumplido sus planes. Andrea Sibaja ha vivido un curso frustrante, en el que todo tipo de contratiempos se han aliado para frenar su proyección. ¿Se rinde entonces? En absoluto. “Volveré más fuerte”, dice la piloto cordobesa, ansiosa por ampliar un expediente deportivo que cuenta ya con títulos de campeona e Andalucía en 600cc o subcampeona de España (2015 y 2016). La primera mujer en ganar un campeonato mixto en 600, la primera andaluza en competir en una prueba del Mundial y la primera española en participar en el Mundial de Superbikes quiere más.

El pasado fin de semana cerró etapa en el Circuito de Jerez Ángel Nieto, donde finalizó en cuarta posición de su prueba. La piloto del Deza Córdoba Patrimonio de la Humanidad se marchó con sensaciones extrañas tras una temporada que define como “frustrante”, puesto que detrás hay “mucho trabajo, mucha ilusión, mucho esfuerzo” que “no han dado resultado”, por lo que “no hemos podido demostrar ni la mitad de lo que somos y de lo que podríamos haber hecho”.

“Al haber acabado, analizas el año y da un poco de coraje”, dice Andrea, que admite que es duro “no haber dado la cara en ninguna carrera” por varias razones. “Se me juntó mucha mala suerte, dos roturas de motor, que el día de antes de la carrera en Valencia me tiró un muchacho, por supuesto sin querer... pero fue una caida bastante fuerte”, indica la piloto, que también confiesa que su lesión en el pie no termina de recuperarse del todo. “Hay que revisarlo”, comenta. En los próximos días determinará cuál es el tratamiento idóneo para poder salir de una verdadera pesadilla, una herida abierta que no termina de cicatrizar y que ha condicionado su rendimiento en los últimos años.

Se quedó rozando el podio en el Campeonato de España de Velocidad, pero eso no colma sus expectativas. “El cuarto puesto me sabe mal, no es lo que quiero”, dice sin rodeos. Ahora le espera un nuevo comienzo. “De todo se aprende y todo esto te da más coraje para luego transformarlo en ganas y fuerzas”, indica la cordobesa, que a sus 26 años aún no ha dicho su última palabra.

Etiquetas
stats