Un problema inaplazable

Edu Ramos, en el partido ante el Sevilla Atlético | LOF

No le queda más remedio que hacerlo. El Córdoba se examina el domingo en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife, donde persigue quebrar una racha horripilante. Los blanquiverdes necesitan producción lejos de su hogar de manera urgente. Solo han ganado en todo el campeonato un partido... y fue el 24 de agosto del año pasado. Lo hicieron con rotundidad en el Carlos Belmonte de Albacete. Los duelos ante el cuadro manchego han proporcionado media docena de los 19 puntos con los que ahora cuenta el Córdoba. Casi un tercio. En esos niveles de miseria clasificatoria no cabe más respuesta que una hazaña. El problema es inaplazable. Ahí va la lista de plazas que tendrá que visitar: Tenerife, Alcorcón, Nástic de Tarragona, Numancia, Osasuna, Cultural Leonesa, Rayo Vallecano y Reus.

El cordobesismo hace cuentas al tiempo que paladea las sensaciones que le provoca su reconstruido equipo. Los cambios, desde el palco hasta el césped, han generado un ambiente de positividad que es como el ascua en una candela. Hace falta avivarla y eso se debe hacer con resultados. Con la perspectiva de dos citas seguidas en El Arcángel -frente al Granada y el Valladolid-, el Córdoba prepara con tiento la visita a un Tenerife en el que se estrenará como técnico Joseba Etxeberría, quien ha suplido a Pep Martí. En la localidad isleña piensan en engancharse a la pelea por el ascenso a Primera. “Nos viene bien que nos vean como un rival fácil, eso nos beneficia”, dejó caer el otro día Daniel López Ramos, nuevo secretario técnico y exjugador blanquiverde en aquellos tiempos duros de las salvaciones en los últimos partidos. El destino ha querido que el jerezano vuelva a vivir la experiencia en el mismo sitio pero en otro cargo.

Al Córdoba le quedan 17 partidos en el calendario y todo apunta a que necesitará ganar 9 para alcanzar los 50 puntos. De ellos, ocho son fuera de casa. Y la cosecha hasta ahora ha sido muy pobre: 4 puntos de 39 posibles. Una victoria ante el Albacete, en la jornada segunda, y desde entonces solamente un punto, el logrado -con esfuerzo titánico y una actuación portentosa de Kieszek- en la Ciudad Deportiva del Sevilla ante el filial de Nervión (1-1). Fue el 19 de noviembre pasado. Desde entonces, cinco derrotas consecutivas en partidos que ofrecieron todo tipo de sensaciones, pero idéntico desenlace.

Nadie tiene menos puntos como visitante. Solo iguala la pésima marca el Lorca, que va el último en la clasificación y tiene igualmente 4 puntos en los viajes. Con el desembarco de fichajes, el Córdoba quiere entrar en una nueva dimensión. En Tenerife puede estar la clave para empezar a resolver un problema inaplazable.

Etiquetas
stats