El pádel, un deporte en auge tras la pandemia

Una jugadora del Sierra Morena en plena acción

No ha sido nada fácil para los deportes minoritarios reiniciar tras confinamiento y, sobre todo, convivir con la pandemia en el día a día. El gel hidroalcohólico, la mascarilla obligatoria y los carteles recordando medidas de seguridad e higiene han sido una constante en los recintos deportivos, no sólo de Córdoba, sino prácticamente de toda España. Sin embargo, como de todo lo negativo hay que sacar puntos positivos, los deportes al aire libre -sobre todo, los que implican la individualidad- han ganado enteros para ser los favoritos de la gente; en detrimento, como es obvio, como los que son realizados en un pabellón.

Sin duda alguna, el pádel abandera este hecho, con un crecimiento exponencial a medida que se iban relajando medidas o incluso desde que mínimamente se pudiera hacer ejercicio al aire libre. Como representante de este deporte en la provincia, Alfonso Caballero, cabeza visible del Club Sierra Morena de pádel, habla con CORDÓPOLIS de su entidad, que vive ahora sus mejores momentos incluso antes de la pandemia. Confinamiento primero y pandemia todavía ahora no han podido con ella. "El pádel ha ido día tras día, semana tras semana y mes tras mes, subiendo de practicantes y de gente que quiere participar en el pádel; yo casi que te diría que se ha podido convertir en el deporte de la pandemia, ya no sólo en Córdoba, sino a nivel andaluz, España y en todo el extranjero, sobre todo al aire libre", explica el dirigente cordobés, añadiendo que esta situación "va en beneficio, lógicamente, del deporte y de los que vivimos de esto". Por otro lado, es consciente de la situación provocada por el Covid, pero también del auge de su mundo. "Realmente el pádel se ha convertido en el deporte de la pandemia. Ahora mismo el pádel y todos los que estamos en el mundo del pádel tenemos que estar muy satisfechos y reconocer que nuestro gremio es uno de los favorecidos", refiriéndose a su condición de ser actividad al aire libre

Según atestigua el propio Caballero, sin el esfuerzo de su gente de confianza -en este caso, su familia prácticamente al completo-, no hubiera sido posible sacar adelante una situación tan atípica e inesperada como la del coronavirus. Él señala que "la vuelta a la normalidad, al ser un club al aire libre, ha sido más tranquila de lo esperado. No hemos tenido, afortunadamente y hasta el día de hoy, casos relevantes y que se haya producido nada importante, con lo cual está siendo tranquila a nivel del virus y también a nivel deportivo; muy contentos con la respuesta que estaban teniendo nuestros clientes y alumnos durante toda esta pandemia". En este sentido, sí que se ha querido referir especialmente a la gente joven, en el centro de la diana en las últimas semanas en clave pandémica, que en su club han cumplido a rajatabla las medidas específicas aplicadas en el club -medidas que se mantendrán unos meses más hasta que todo remita-. "Me siento muy satisfecho del comportamiento de los chavales jóvenes en el deporte, al menos en mi club. Están demostrando que son también gente responsable y que la gente, la juventud, también puede estar a la altura de esta pandemia", apunta.

"Hemos sido muy respetuosos con el virus. Hemos creado no solamente las pautas y las medidas de seguridad que han marcado las autoridades, sino que hemos creado la mismas nuestras: número de alumnos por pista, tubos recogepelotas para los alumnos que se desinfectan cada vez que se usan, sólo los entrenadores tocan las bolas, los alumnos no las tocan. Y también una batería de ejercicios nueva para que hubiera el mayor distanciamiento posible". Todo ese compendio de normas son las que han aplicado desde el Club Sierra Morena para que todo vaya como la seda y que la recesión económica no les afecte tan de frente. "Ha subido enormemente (el número) de alumnos que practican y hemos superado ese bache importante con la gran participación y reserva de pistas que estamos teniendo y de alumnos que han entrado en la escuela. No solamente lo hemos recuperado de los meses que hemos estado inactivos o a medio gas, sino que ahora mismo tenemos una repercusión importante. Si te digo lo contrario estaría mintiendo y te digo que estamos mejor incluso que antes de la pandemia".

El apogeo de los deportes al aire libre afecta directamente al pádel y, por ende, al Club Sierra Morena, que se ha enganchado a ese tren y se beneficia de ello. Sin embargo, Alfonso Caballero quiere mantener la calma ante tal boom y quiere ir paso a paso para no equivocarse de decisión. "Ahora mismo el pádel está como un volcán en erupción, aumentando día a día, hora tras hora, la gente que juega al pádel, pero yo quiero ser cauteloso. No sé hasta cuándo va a seguir", compara el directivo cordobés, agregando que "la irrupción en Europa y en el mundo en general está siendo muy grande. Tengo varios alumnos que ya han cogido las maletas incluso y han ido a ciudades europeas a impartir clases como profesores. Y a mí, por ejemplo, me han hecho propuestas incluso de Estados Unidos, pero yo iría paso a paso y tranquilo, porque yo creo que igual que ahora es un volcán en erupción con muchísima gente, hay que tener cautela".

La XXII edición del Campeonato Internacional de Pádel, que estará fechado entre finales de julio y principios de agosto, estará marcada por las medidas adoptadas en épocas anteriores de pandemia y regidas por el protocolo de la Junta Andalucía, realizado en consonancia con la Federación Andaluza. Además, supondrá otro soplo de aire fresco para la entidad, apoyada también por las ayudas del Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (Imdeco). "Es un presupuesto que alcanza cerca de los 40.000 euros y para nosotros, sin el Imdeco, sería impensable poder mantenerlo", apostilla Caballero, uno de los abanderados en la provincia de Córdoba del llamado "deporte de la pandemia" por todas las características que aglutina.

Etiquetas
Publicado el
25 de julio de 2021 - 05:21 h