“Es uno de los peores días de mi vida”

Córdoba-Lugo en El Arcángel | MADERO CUBERO

Abatido y plenamente consciente de que la pesadilla se ha hecho real. El Córdoba es de Segunda B. “Deportivamente es uno de los peores días de mi vida, pocas palabras me salen”, dijo José Manuel Fernández en la zona mixta de El Arcángel tras el desastre ante el Lugo (0-4), un episodio que fue “uno más” de los que se han protagonizado durante toda la temporada. “No hemos estado a la altura ni hemos sabido competir en esta categoría”, ha dicho el lateral cordobés.

El capitán no quiso entrar en valoraciones, ya que “se me han acabado las fuerzas de todo” -dijo-, porque tenía “mucha ilusión por sacar esto” y “ahora se nos va a hacer muy duro y largo” el final de temporada. El defensa, muy afectado, reconoció ante los periodistas que entiende la reacción de la afición. “Si cuando dan no reciben, pues al final es normal”, explicó. “Yo soy aficionado, tengo a mi familia y es normal que la gente esté así, porque han estado con nosotros domingo tras domingo”, dijo.

“No pienso que seamos peores que los demás porque hemos demostrado que podemos competir en algunor partidos, pero no te sé decir si nos ha podido la situación o no”, ha admitido Fernández, que subrayó que “no ha habido nada positivo” en esta temporada.

Y  partir de ahora, ¿qué? “Yo lo único que pedido es que seamos profesionales y capaces de defender este escudo hasta el último segundo del último partido”, ha indicado Fernández, ya que tienen que hacerlo, según recalca, por “respeto a la gente que viene los domingos y por los que están trabajando día a día con nosotros”.

Fernández no quiso valorar la situación económica del club y los impagos, ya que “nunca hablé de ese tema ni lo voy a hacer ahora”, pero insistió en que en lo que atañe al vestuario si puede decir que no estuvieron “a la altura” futbolísticamente y “por eso estamos donde estamos”.

En el aspecto personal, Fernández declaró sentirse muy triste. “Durante la temporada he pagado platos rotos y también mi familia, porque hemos llegado a un límite en el que lo que me queda es ahorcarme y colgarme de un árbol”, ha expresado el jugador, roto de dolor. “He dejado muchas cosas atrás para venir aquí, a mi equipo, a mi tierra, a mi campo, y eso no me lo voy a perdonar nunca porque tendría que haber sido todo lo contrario, no me salen palabras, lo único que quiero es dar las gracias a quienes nos apoyan”, finalizó.

Etiquetas
stats