Y a partir de ahora... al Fontanar

Jugadores del Córdoba en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva | ÁLEX GALLEGOS

El primer equipo del Córdoba se muda a El Fontanar para entrenar. Las instalaciones de la Ciudad Deportiva no dan más de sí. De hecho, se han convertido en un campo de minas para los futbolistas. Sandoval teme el peligro de lesiones y así lo ha dejado dicho en la sala de prensa de El Arcángel, donde desveló la medida que adoptará el club a partir de este jueves. Las máquinas y los empleados de Royal Verd entrarán a actuar a fondo en los campos del Camino Carbonell y los blanquiverdes se trasladarán a las instalaciones deportivas municipales de El Fontanar. “El balón bota como si fuera un conejo y los jugadores dan patadas al aire”, dijo gráficamente el de Humanes sobre el inquietante día a día en el cochambroso recinto.

El mal estado de la Ciudad Deportiva hizo que el equipo fijara más sesiones de preparación en El Arcángel, donde tampoco es que el césped atraviese su mejor momento. Además, la carga de partidos -el de Copa será el cuarto que el Córdoba dispute en su hogar, a los que hay que añadir los entrenamientos de las selecciones sub-21 de España y Albania, además del encuentro- ha sido importante en una época complicada por las temperaturas.

En el estadio, las prácticas se han venido celebrando a puerta cerrada “por motivos de seguridad”, según ha dicho Sandoval, quien ha explicado que a él le gusta que los entrenamientos “sean delante de la gente”. “Me gusta que me vean cómo entreno para que luego cuando me juzguen sepa cómo he entrenado, pero las circunstancias del terreno de juego nos están impidiendo que se puedan hacer más entrenamientos a partido abierto”, ha admitido.

Los trabajos de reparación en la Ciudad Deportiva ya se han iniciado y se extenderán durante los próximos 21 días, un periodo en el que la primera plantilla tendrá su rutina diaria en El Fontanar. “Últimamente en la Ciudad Deportiva no teníamos ni un entrenamiento de calidad”, ha resaltado Sandoval, antes de insistir en que él no quiere entrenamientos en régimen de clausura, ya que pretende que las sensaciones de los jugadores “sean reales” y “que haya gente viendo” lo que hacen.

Etiquetas
stats