El partido que solo se podía imaginar

Koseky y Javi Sánchez celebran un gol del Córdoba Patrimonio de la Humanidad en Vista Alegre |  MADERO CUBERO

Hace unos meses, el Inter Movistar fue designado Mejor Club del Mundo en los Premios Futsal Planet Awards. Ha sido la cuarta vez que se ha distinguido a una entidad que está marcando una era en el mundo del fútbol sala a nivel global. Ese equipo es el que este sábado (13:00 horas, GolTV) se enfrenta en el Palacio de Deportes Vista Alegre al Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Quien se asombre de que todos los asientos del pabellón se hayan vendido con días de antelación sabe poco de esto. La vida del club cordobesista, a cámara rápida en los últimos tiempos, le ha llevado a escenarios que parecían imposibles.

El Inter -fundado por el periodista José María García como Interviú Lloyd's y catalogado como el Real Madrid del fútbol sala por su voracidad ganadora- es uno de los máximos referentes del deporte en nuestro país y una verdadera fábrica de títulos. Cuenta con una brigada seleccionada entre los más destacados del mundo -y tiene ahora al mejor, el portugués Ricardinho- y comparecerá en Córdoba para ser protagonista de un partido inimaginable hace poco tiempo. Que el club de la ciudad pudiera enfrentarse a un adversario de este calibre en un duelo oficial era una ocurrencia delirante. Que lo hiciera, además, disputándose el liderato de la LNFS entraba en el terreno de lo utópico. Los dos llegan con un balance de dos victorias y con estados de ánimo matizados por sus circunstancias: para el Córdoba será una fiesta donde se sortea la posibilidad de un milagro, que en todo caso se tendrá que ganar; para el Inter, la cita es una más en la que su obligación es ganar porque ese es el aire que respira un candidato a todo.

La expectación que ha levantado el partido ha sido extraordinaria. Se detectó desde el mismo instante en el que el club anunció la apertura de la venta de entradas. Se agotaron todas en un santiamén. El cuadro de Torrejón liberó las que le correspondían por la normativa y éstas tambien volaron. Habra 3.500 almas en un pabellón que, veinticinco años después de su inauguración, ha encontrado por fin un morador local en una de las grandes ligas profesionales del país. El ambiente se prevé extraordinario. Los de Maca llegan, además, con el respaldo de los seis puntos sumados en los dos primeros partidos en la LNFS.

Tras los triunfos frente a Osasuna (1-0) en casa y Levante (2-3), el Córdoba Patrimonio aborda el porvenir inmediato -Inter Movistar y Pozo Murcia, el próximo martes- con un talante distinto, menos angustiado que si su clasificación estuviera a cero. Esa opción se podía contemplar, pero quedó espantada tras dos actuaciones eficientes del conjunto de Maca, quien dijo en las vísperas que no quiere “ni pensar” en una victoria que les aupara a lo más alto de la tabla. “Prefiero mantener los pies en la tierra y ser cauto”, afirmó. Exactamente lo mismo que ante los dos primeros encuentros del campeonato, en los que su equipo se reivindicó y terminó sumando todo el botín. En esta ocasión las dificultades se multiplican.

Miguel Ángel Martínez Maca cuenta con todos sus jugadores disponibles tras la recuperación del portero Cristian Ramos. Ha tenido que volver a hacer descartes en las visperas, una práctica que ha confesado que le resulta “horrible” porque “todos están trabajando a tope y con ilusión por estar ahí”. Gonzalo, Cristian Cárdenas, Juanra y Keko se quedan fuera de la convocatoria.

El portero Jesús Herrero, el cierre Ortiz, el ala cierre Bebé y el pívot Solano, por su parte, se reincorporaron a la disciplina del conjunto de Torrejón de Ardoz para preparar su tercer partido liguero, tras el compromiso internacional con la selección de España ante Portugal esta semana. El Inter llegará con todo. Los doce citados para Córdoba son Herrero, Humberto, Bebé, Solano, Ricardinho, Marcel, Borja, Gadeia, Álex González, Marlon, Pito y Ortiz. Salvo Álex, todos internacionales absolutos. El foco estará puesto, dentro de esta constelación de estrellas, en un par de conocidos de la parroquia local: el ala cierre Bebé y el pívot Solano. Dos jugadores de sólida reputación que disputarán en su tierra un partido con el que seguramente jamás hubieran soñado. Como todos los que llenarán Vista Alegre con la esperanza de otra noche mágica.

Etiquetas
stats