Oliver, a todo poder

Luis Oliver, director deportivo del Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Todos miran a Luis Oliver, del que se espera una reaparición en la escena mediática con un producto que ofrecer a la afición. Primero, un técnico; después, los fichajes. La expectación se deja sentir en torno a la figura del director deportivo, que ya en el mes de enero dejó su impronta con una batería de contrataciones que revolucionaron al equipo. Ahora anda metido en otra reconstrucción. En cuestión de horas tendrá oficialidad un proceso que ha venido fraguándose justo desde que el Córdoba selló su épica salvación ante el Sporting allá por el 2 de junio. Casi un mes después, el club blanquiverde sigue buscando una pieza maestra para su vestuario después de que la opción de José Ramón Sandoval, uno de los héroes de la permanencia, se diluyera pronto. Todo parecía abocado a una rápida transición, con Francisco Rodríguez como elegido después de que el almeriense finalizara su relación contractual con el Lugo -le quedaba un año- y posteriormente rompiera un acuerdo que parecía cerrado con el Granada. Pero la cuestión es que las negociaciones siguen ahí, sin concreción.

“Francisco es un candidato más de los que se adaptan al modelo que estamos buscando”, dijo en su última comparecencia pública el presidente, Jesús León, que ya desveló que las consultas con otros aspirantes existían. Explicó que buscan un perfil “joven y preparado”, sin entrar en airear la identidad de los miembros de una lista en la que, además de Francisco, se incluyen nombres como los de Pep Martí -ex del Tenerife-, David Gallego -ex jugador del Córdoba que tiene contrato en el Espanyol y contribuyó a la salvación perica en Primera- , Curro Torres -ex del Lorca- y, especialmente en los últimos días, Juan Sabas.

Motivos para poner el foco en el exjugador del Rayo, Atlético, Betis o Albacete hay un buen puñado. El primero, que es un técnico de éxito: acaba de ascender con el Extremadura a Segunda División. Y resulta que el equipo de Almendralejo ha tenido como constructor precisamente a Luis Oliver, que con el madrileño guarda una relación especial pese a que en el curso pasado se produjeron circunstancias extrañas: Sabas fue despedido en agosto, sin ni siquiera comenzar la temporada en Segunda B, pero después le volvieron a llamar. Agustín Izquierdo, Manolo Ruiz y Rafael Martín Vázquez pasaron por el banquillo antes que él y el equipo no se enganchaba al play off de ascenso. Sabas volvió con el equipo sexto y a falta de dos jornadas: ganó al Mérida y al Betis B, agarrándose a la cuarta plaza. En unas durísimas eliminatorias se deshizo del Fabril, el Mirandés y, finalmente, del Cartagena. Con un empate en Cartagonova este pasado domingo hizo bueno el 1-0 logrado en el Francisco de la Hera.

“Contrato tengo, porque obviamente no iba a firmar para dos partidos. Firmé para la temporada que viene estuviéramos donde estuviéramos, en Segunda B o en Segunda A. Creo que no va a haber problema porque hay una sintonía buena y esta segunda etapa es mejor, más cercana”, dijo Sabas en la sala de prensa del Cartagena, en declaraciones reproducids por el rotativo Hoy de Badajoz. Pero en el club azulgrana no las tienen todas consigo.

A Sabas le aclamaron por las calles de la ciudad y en la fiesta en el estadio. Los aficionados corearon cánticos de “Gallego, quédate” y “uruguayo, quédate” dirigiéndose al delantero Enric Gallego y el mediocentro Gio Zarfino, cuyo pase al Córdoba CF viene dándose por hecho desde hace unas semanas. Los hinchas quieren que se quede Sabas porque ha cumplido su objetivo en el equipo, una razón que puede no ser suficiente para garantizar una continuidad. No hay que irse muy lejos de El Arcángel para saberlo.

Etiquetas
stats