Muere Urbano, el cuidador de la Ciudad Deportiva

José Urbano, en 2015 en la Ciudad Deportiva. | MADERO CUBERO
El ex futbolista del Córdoba CF, encargado de las instalaciones del Camino de Carbonell desde hace más de tres lustros, falleció este viernes a los 60 años a causa de un infarto

El deporte de la ciudad y el Córdoba CF viven nuevas horas bajas debido a un hecho tan doloroso como inesperado. José Urbano ha fallecido este viernes a los 60 años. El ex futbolista blanquiverde fue hallado muerto por la tarde en su casa, en el recinto de la Ciudad Deportiva Rafael Gómez. Precisamente al cuidado de las instalaciones ubicadas en el Camino de Carbonell dedicó quien fuera jugador también del Sporting y del Celta más de los últimos tres lustros de su vida. El de Urbano es el adiós a un hombre ligado durante gran parte de su vida a la entidad califal, con la que disputó cerca de 200 encuentros en Segunda División. Acerca de su pérdida, según ha podido saber este periódico, aunque se está a la espera de que sea realizada la autopsia, los primeros indicios apuntan a que fue a causa de un infarto.

De una manera u otra es difícil no ligar el nombre de José Luis Urbano Martínez al Córdoba CF. Nacido en Córdoba el 24 de diciembre de 1955, dio sus primeros pasos con el primer equipo blanquiverde allá por la temporada 1972-73, la que siguió al que hasta el pasado fuera el último curso del club en Primera. Tenía entonces 17 años un centrocampista que llegó a compartir vestuario con nombres míticos en la historia de la entidad califal, como son los casos de Molina, los argentinos Onega y Dominichi, Cruz Carrascosa o Manolín Cuesta. Junto a él, en la plantilla estuvieron otros como Pepe Escalante o Varo. Entonces, una gran generación de futbolistas de la casa acababa para abrir la puerta a la siguiente. Y Urbano formaba parte de la misma.

Así, poco a poco se convirtió en una pieza importante dentro del equipo, con el que luchó con un gran número de actuaciones como titular por el ascenso a Primera en la campaña 1974-75. El Córdoba concluyó cuarto y después hubo de esperar casi cuatro décadas para volver a pelear por su retorno a la elite. Sea como fuere, Urbano gozó de una gran proyección y mantuvo una línea de crecimiento que en las dos siguientes temporadas le colocaron como uno de los nombres significativos en el cuadro califal. Esa trayectoria le condujo a Primera, pues en 1977 firmó por el Sporting de Gijón. Sin embargo, el centrocampista no tuvo fortuna en su periplo lejos de El Arcángel. En El Molinón apenas alcanzó la decena de partidos dos cursos y medio, por lo que buscó nuevas oportunidades en Vigo. Tampoco le sonrió demasiado la suerte con el Celta, con el que vivió un descenso a Segunda.

Tras su paso por Asturias y Galicia, Urbano retornó al Córdoba en la etapa en la que comenzaba su declive tanto deportivo como económico. Disputó más de 50 partidos en Segunda entre las temporadas 1981-82 y 1982-83, en la que el conjunto califal descendió a Segunda B. El mediocentro puso rumbo entonces al Xerez antes de colgar las botas. Una vez se retiró, el ex jugador blanquiverde se mantuvo ligado al Córdoba. Rafael Gómez Sánchez decidió contar con él para el cuidado de la Ciudad Deportiva que fuera de su titularidad y que lleva su nombre. A ese cometido dedicó José Urbano los últimos tres lustros de su vida, de forma que su nombre continuaba siempre muy presente en el día a día, así como en la memoria de los aficionados veteranos, de la entidad. Además, siguió unido al mundo del fútbol como técnico. Este último curso dirigió al conjunto alevín de Cuarta Andaluza del Club Los Califas Balompié.

Etiquetas
stats