Minoritarios CCF critica con dureza el silencio de León

Jesús León, en la sala de prensa de El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Las preguntas se agolpan al mismo ritmo que las facturas impagadas, las decepciones deportivas y las quejas del cordobesismo ante la lamentable situación de su club, a la espera de que se certifique matemáticamente del descenso de categoría y con grandes dudas sobre su viabilidad. De hecho, los profesionales seguían sin cobrar este viernes pese al anuncio del club de haber ordenado la transferencia de las cantidades correspondientes a la nómina de febrero -aún deben marzo y abril- el pasado 30 de diciembre. Tras un primer movimiento de protesta colectiva creado desde el movimiento peñistico -que se prevé con una escenificación el próximo partido en casa, el 19 de mayo ante el Nástic-, el colectivo Minoritarios CCF ha emitido un comunicado en el que se expresa con dureza a propósito del silencio que mantiene el club ante la deplorable situación de crisis global. Aseguran los accionistas minoritarios que el propietario y presidente, Jesús León, no debe permanecer mudo ante las informaciones publicadas y el derrumbe del club.

“Ante los acontecimientos deportivos y económicos de los últimos meses en el Córdoba Club de Fútbol, y ante las numerosas publicaciones de todo tipo de contenido, que han puesto en conocimiento de la opinión pública y la afición una más que preocupante situación, esta agrupación debe tomar partido ante la misma de forma activa y en la medida de sus posibilidades, dado que aboca a un posible e indeseado escenario que ya se venía augurando desde aquí, sobre todo desde la última Junta General de Accionistas”, expresa Minoritarios CCF.

El colectivo considera que “la dirección y los responsables de la entidad societaria no pueden estar mudos ante una situación como la actual, donde la falta de tesorería parece alejarse de ser transitoria, donde el funcionamiento habitual de cobros y pagos se ralentiza insoportablemente, donde la imagen deportiva del Club se ve arrastrada por la económica, donde las noticias negativas y que afectan a la honestidad de la gestión se suceden sin que sean desmentidas y donde se arrastra al accionariado desde una ineficacia en la gerencia de los recursos”.

Desde este colectivo, insisten en que han “tendido y tendemos incansablemente nuestra mano para, en la medida de nuestras posibilidades, no dejar caer a nuestro siempre querido club”. Sin embargo, apuntaq que “el silencio de la cúpula societaria no puede justificar el nuestro ante una afición infatigable”. “No es suficiente justificar la situación por las presiones de grupos o personas interesadas, y hay que responder con hechos y proyectos que aunque se hacen públicos no llegan a verse cumplidos, al menos puntualmente”, añade.

Minoritarios critica especialmente este “silencio ante los acontecimientos” porque “se está siendo responsable de la pérdida de imagen pública del club ante entidades deportivas, ante entidades financieras, ante la sociedad cordobesa y ante el patrimonio que supone el nombre de Córdoba como ciudad”.

“La honda preocupación de este colectivo, que se une al clamor público de información, no lo es ya (siendo importante) por una falta puntual de compromisos de pago, sino por el verdadero futuro deportivo y económico de la entidad, por las sombras de la continuidad del actual propietario, por la dificultad o no de la adquisición definitiva, por la precariedad de su ”propiedad“, por la debilidad ante amenazas de grupos acreedores, etc”, manifesta Minoritarios, que exige una “respuesta debe ser inmediata y urgente, tanto para desmentir si algo no fuera real, como para responsabilizarse de lo que lo sea”.

Etiquetas
stats