¿Qué le queda? Empezar de cero con nueve piezas

Juan Carlos, en el estadio de Riazor coruñés | ÁLVARO CARMONA
Al Córdoba, tras la marcha de los 13 cedidos y los finales de contrato, le quedan nueve futbolistas de la primera plantilla y con algunos no contará

Del Córdoba 14-15 apenas quedarán vestigios. La reconstrucción será absoluta. Por los resultados cosechados -los peores de la historia del club- y porque la vinculación con la mayor parte de los futbolistas expira este mes de junio. Ha sido antes, de hecho, porque la entidad decidió mandar de vacaciones a todos antes de seguir sufriendo -ya sin necesidad- el deambular del grupo en unas lamentables sesiones de entrenamiento. A día de hoy, y a falta de concretar negociaciones abiertas, el Córdoba es un páramo. No hay director deportivo, ni secretario técnico, ni primer entrenador. Se entiende que estas plazas se cubrirán en los próximos días y se empezarán a oficializar los primeros pasos del proyecto para la temporada 15-16 en Segunda División.

Emilio Vega, una vez concluido el campeonato de Primera este pasado fin de semana, podría ser presentado oficialmente una vez que cierre sus conversaciones para finiquitar su etapa en el Elche. Después llegaría el entrenador.Y, a partir de ahí, comenzará la edificación del equipo con un plan que aún está por desvelar. Quien llegue al puesto de mando en la parcela deportiva se encontrará con un paquete de nueve jugadores con contrato en vigor. Los únicos supervivientes de la histórica temporada en Primera.

Saizar, Juan Carlos, López Silva, Fidel, Florin, Pinillos, Ekeng, Deivid y Luso. Esos son los componentes del grupo que podrá contar a sus compañeros, el curso que viene, que pisó la Primera División con el Córdoba. Será si continúan, que no está nada claro. En algunos casos, directamente, parece imposible. La décima pieza es José Ángel Crespo, que ha estado cedido por el Bolonia y cuyo fichaje anunció hace semanas el club de manera oficial tras llegar a un acuerdo con el club italiano. Desde ese mismo instante, el defensa sevillano dejó de aparecer en las convocatorias. El club anunció que tenía “unos vómitos”. Su continuidad a día de hoy es un misterio. Los dos porteros de Primera, que también lo fueron de Segunda, vuelven a la casilla de partida. Saizar ya estuvo a punto de salir del club en el pasado mercado invernal y Juan Carlos, que fue renovado, terminó como el guardameta más goleado de la máxima categoría y con agrias sensaciones. El Córdoba buscará un portero y uno, al menos, se marchará.

López Silva, el más veterano del plantel, no ha contado casi nada. Se le intentó buscar salida, pero no hubo acuerdo. Quizá en Segunda pueda el onubense recuperar un rol protagonista del que ahora está a años luz. Deivid y Luso, dos tipos curtidos, pueden dar consistencia al grupo de Segunda, mientras que el papel de Pinillos y Ekeng está por determinar. Fidel se perfila como una de las piezas clave en el próximo proyecto, que tendría una de sus referencias en la figura de Florin Andone. El rumano es, hoy por hoy, el asidero futbolístico y emocional para el cordobesismo en la reconstrucción del equipo. Pero la continuidad del internacional no está clara. Si el club encuentra alguien dispuesto a pagar, lo venderá.

Etiquetas
stats