Jesús Escribano: “Tenemos más dudas que certezas sobre cómo va a ser la competición”

Inicio de la pretemporada del Cajasur CBM | MADERO CUBERO

El deporte no profesional, rodeado de incógnitas. Ni el mismo Sherlock Holmes sabría qué va a pasar con el balonmano español y, en general, con las actividades deportivas que no se consideran como profesionales. La Real Federación Española de Balonmano aseguró los ascensos de categoría y los títulos de división en los casos que correspondiera. El ARS Palma del Río, a pesar de su delicada situación en la tabla, ve salvados sus muebles y el Cajasur CBM permanecerá en la División de Honor Plata Masculina un año más. Sin embargo, Jesús Escribano, técnico de los cajistas, atendió a CORDÓPOLIS y mostró su disconformidad respecto a la decisión tomada. "Yo era partidario de haber dejado la temporada como nula, sin ascensos o descensos", asegura.

Las decisiones, también tomadas en virtud del esfuerzo que conlleva estar en los puestos altos de la clasificación, no se han tomado de la manera más correcta posible según el entrenador cordobés, ya que "es muy complicado acertar cuando se dice que se va a premiar el esfuerzo, porque el esfuerzo lo hacen todos: los equipos que están peleando por ascender, los que pelean por no descender y los que quieren mantener su puesto". Jesús Escribano se reafirma en su postura y asevera que "yo hubiera sido más partidario de dejar la temporada como nula, sin ascensos ni descensos y empezar la nueva temporada exactamente igual que como se empezó la anterior, que no se ha resuelto. No hubiera implicado tantos quebraderos de cabeza como está suponiendo la decisión que se ha adoptado en el balonmano", poniendo comillas al esfuerzo de los que van arriba que pudieran acusar una mala racha y salir de esa zona noble de la categoría de manera coyuntural.

El cacao, como se suele decir, viene con la temporada que viene, pues todo queda trastocado tras la aprobación de que no hubiera descensos y sí ascensos. La División de Honor Plata Masculina quedaría con 20 equipos. "Sabemos que se harán dos grupos, pero no sabemos si por proximidad geográfica o bien se hace por mérito deportivo y simplemente se coge la clasificación del año pasado. A partir de ahí solo hay incógnitas", manifiesta Escribano. Sin embargo, es un estado mental extrapolable a todo el panorama nacional. "No lo sé, pero no lo sé yo ni nadie del balonmano nacional. Es algo por decidir, es un detalle muy importante", agrega. La acumulación de partidos será una realidad y de ello es consciente el preparador granate, que incide en la carga física de sus jugadores, aseverando que "no es lo mismo jugar las 18 jornadas de tu grupo que luego una segunda fase contra otros cinco rivales nuevos, que implicaría tener 28 jornadas o play off para los que jueguen ascenso. Puede ser un sistema, pero tampoco se sabe, ni los que van a descender el año que viene. Se antoja una competición totalmente reñida, porque puede que el año que viene el noveno descienda", explica Escribano.

El entrenador del cuadro cordobés espera que "todas esas incógnitas se resuelvan en breve, ya que la planificación de los clubes, el presupuesto y la confección de las plantillas están en el aire a expensas de que la Federación se pronuncie. Yo no entiendo la demora, necesitamos tener certezas cuanto antes". La recesión económica en la que se verá envuelta la sociedad afectará tanto a organismos privados como públicos, sobre las que Escribano asegura que "va a ser complicado que destinen dinero para el deporte cuando hay otras necesidades más imperiosas, como pueden ser la sanitaria o la económica".

La planificación de la plantilla, en marcha

No hay tiempo que perder en el Córdoba de Balonmano y el cuadro cajista, tras la finalización forzosa de la temporada, se pone manos a la obra para retocar al equipo, aunque sin demasiados alardes económicos por la crisis del Covid-19 que afecta a todas las esferas de la sociedad. Tras la renovación de Jesús Escribano por una temporada más, un hecho que se llevaba gestionando desde hace algún tiempo, la directiva cordobesa es consciente de la situación. "Es una alegría que confíen en ti", confiesa. "Tenemos más dudas que certezas sobre cómo va a ser la competición y eso afecta a cómo organizamos la plantilla. Va a ser un año económicamente complicado, intentando mantener el bloque del año pasado y mejorando los aspectos que nos flojeaban", asegura Escribano. Para reducir costes al máximo, el Cajasur CBM, "un club muy grande y con una base detrás enorme", afirma el técnico cordobés, "no puede comprometer su base, todo se hace pensando como club y no como equipo de División de Honor Plata Masculino". El bloque estaba fuera de puestos de peligro en la categoría se mantendrá como fruto del buen trabajo que se lleva a cabo en el conjunto granate.

Etiquetas
stats