¿Qué hay que celebrar?

Reus - Córdoba (1-1) en el Municipal de Reus | LOF

En Reus tampoco pudo ser. El Córdoba sigue esperando celebrar su primera victoria con Curro Torres en el banquillo. El de Ahlen, que suplió a José Ramón Sandoval después de la dura derrota en El Arcángel ante el Cádiz (1-3), ha dirigido al equipo en cuatro partidos de la Liga 1/2/3. Todos ellos eran ante adversarios directos en la lucha por la permanencia. El efecto revulsivo no se ha producido. El Córdoba no ganó ninguno de esos cuatro encuentros, lo que le ha supuesto quedarse en puestos de descenso. Los tres puntos que ha sumado, fruto de tres igualadas, le han servido por lo menos para no descolgarse de un modo drástico en la clasificación. Podría decirse, agarrándose al tópico, que “sigue vivo” en la pelea. Eso sí, bastante malherido.

En el debut de Torres, el Córdoba perdió en Lugo (2-1) ante un rival que llevaba una racha de cuatro partidos sin marcar goles. La ocasión de salir de la zona de descenso, en la que los blanquiverdes llevan desde la jornada segunda, pasó de largo. Los tres siguientes encuentros los ha saldado con empates. El primero, en El Arcángel ante un Elche que llegaba en crisis y al que le pudo igualar al final con un gol de De las Cuevas. Después han llegado dos salidas consecutivas: Zaragoza y Reus. En La Romareda, los cordobesistas consecharon un empate sin goles que refrendó sus pobres argumentos en ataque. Esos mismos que en Reus, frente a un equipo al borde de la desaparición y con sus jugadores sin cobrar, salieron a relucir para impedir que el Córdoba lograra su primera victoria lejos de El Arcángel. No gana lejos de casa desde mayo. Fue precisamente en Reus.

“Para ganar estamos trabajando. Nos hace falta crear más ocasiones para conseguir el gol, que todo el juego que creamos se materialice arriba. Creo que el equipo está trabajando, sabiendo competir bien, jugando a lo que estamos queriendo”. Así se expresó en la sala de prensa del Municipal de Reus el entrenador del Córdoba, que solamente ha ganado un partido desde el 13 de octubre hasta hoy. Han sido diez los disputados y la única alegría se produjo ante el Extremadura, el primer sábado de noviembre, en una tarde con remontada brutal en los últimos minutos para lograr un 4-2 ante los de Almendralejo. Aquel día, el Córdoba los superó en la tabla; hoy, los azulgranas están fuera de descenso. En la Copa todo se fue al traste ante el Getafe: 1-2 en El Arcángel con Sandoval y 5-1 en el Coliseum Alfonso Pérez con Torres.

El Córdoba cerrará el año en casa el próximo sábado 22 ante la Unión Deportiva Las Palmas, un candidato al ascenso que anda acechando los puestos de play off. En el club blanquiverde harán bien en no hacer caso al que salga diciendo -que lo hará alguien, seguro- que el cuadro canario es “de otra liga”. No están las cosas como para ir buscando excusas, sino soluciones. De momento, el Córdoba ya sabe que terminará el año en puesto de descenso a Segunda B.

Etiquetas
stats