González: “En el fútbol la culpa siempre es de otros”

Carlos González, en el palco de El Arcángel | ÁLVARO CARMONA
El presidente del Córdoba considera que Romero trae "otra ilusión" y deja entrever que el veterano hombre de la casa puede estar hasta el final | "Representamos a una ciudad", dice

En el espacio de veinticuatro horas, Carlos González explicó en un foro habitual -el programa nacional 'El Larguero', de la SER- sus sensaciones durante el último episodio de crisis en el Córdoba CF: la destitución de Djukic. El presidente blanquiverde desveló sus intenciones en la madrugada del domingo y las ejecutó el lunes. Djukic ya es historia y el nuevo inquilino del banquillo es José Antonio Romero, veterano hombre de la casa que llega desde el filial de Segunda B, colista del grupo IV. González mostró su perfil clásico en estos casos, ya repetidos durante su trienio de mandato: entre crítico y cínico, entre reflexivo e ilusionado. "Hacemos esto porque queremos salvarnos y estamos convencidos de que lo vamos a conseguir", declaró.

¿Por qué Romero? El sevillano, de 55 años, es un novato en la primera línea del fútbol. González defendió la decisión. "El entrenador del filial es el que el año pasado lo cogió a nueve del descenso y lo sacó. Es un hombre de la casa y queremos dar una identidad al club, otra filosofía", explicó el empresario tinerfeño, quien dejó entrever que pese a que el club anunció que la medida es de carácter transitorio, la continuidad de Romero hasta el final es una opción que se plantea de forma muy clara. "Contratar a un entrenador para once jornadas es muy complicado. Todos quieren un año más y no vamos a hipotecar el proyecto del año que viene. Ya nos ocurrió con otro entrenador y tuvimos que cesarle y nos costó un dinero. Era continuar con Djukic o buscar un revulsivo. Hemos hablado con algunos pero no han venido. Nosotros confiamos en José Antonio Romero", dijo.

"Para el año que viene queda mucho. Estamos convencidos de que lo vamos a conseguir. Hubiera sido más fácil seguir con Djukic, pero nosotros necesitamos un revulsivo. Los jugadores tampoco son muy explícitos, entienden que hay que hacer algo. Romero lleva muchos años en Córdoba, es el entrenador que más éxitos ha conseguido en la cantera... Lo va a hacer muy bien", dijo en los micrófonos de la SER el presidente del Córdoba, que admitió que veían a Djukic "con ilusión y ganas", pero "necesitábamos otra ilusión" porque tienen "un proyecto muy interesante para el año que viene con la Ciudad Deportiva, que vamos a empezar a construir ya, y todo esto se puede ralentizar si bajamos a Segunda".

Con once jornadas por delante, a siete puntos de la permanencia, ocho derrotas seguidas y un equipo hundido. La situación es crítica. "En el fútbol nadie tiene la culpa. Siempre es culpa de otros. Hay muchos egos en el fútbol, todos creemos que somos los mejores. Manejar a un vestuario es muy difícil porque todo el mundo cree que tiene que jugar", reflexionó González, quien se mostró convencido en una teoría: "Yo tengo muy claro, y lo digo siempre, que cuando un club va mal, sea el que sea, el problema es del vestuario. Porque el entrenador no ha sabido, o el presidente, manejar esa situación. Hay dos entrenadores brutales a nivel mundial, Guardiola y Mourinho, y los echó el vestuario. Los destituye el presidente, pero es el vestuario el que no entiende lo que transmite el entrenador, no creen en lo que les dice. Un entrenador es perfecto en un año y al año siguiente no lo es".

Compromiso es un término que se escuchará hasta el hartazgo entre los muros de El Arcángel durante las próximas semanas. "Estamos representando a una ciudad y eso algunos jugadores lo entienden menos. Hay que luchar por un escudo, por la gente. ¿Cómo no nos va a chillar la afición?". Este miércoles se abre una nueva etapa en el Córdoba con Romero en el banquillo. González cree que es su hombre. La moneda se ha lanzado al aire.

Etiquetas
Publicado el
17 de marzo de 2015 - 10:46 h
stats