Crónica

El fallo tenía un precio

Lance del encuentro del Córdoba Patrimonio ante el Barça

0

Normalmente, los errores tienen un valor, según la importancia que uno quiera darle o también de acuerdo con el contexto en el que se ven envueltos. El tópico de que los fallos ante los equipos grandes se pagan doble se hizo visible y palpable en la visita del Córdoba Patrimonio de la Humanidad al Palau Blaugrana. Al Barça, con rotaciones de inicio y en la plantilla con motivo de la acumulación tras la Copa de España, le bastó con aprovechar los errores de su rival y asentarse con experiencia en el choque para sacar los tres puntos. El cuadro cordobés, en cualquier caso, hizo méritos como, al menos, para igualar el duelo, pero ya es de sobra conocido que los merecimientos no marcan goles ni juegan sobre el 40x20. Y así se demostró en el Palau Blaugrana.

Con el apretado calendario, Andreu Plaza dio descanso a jugadores como Ferrao y dio la oportunidad a otros con menos minutos, sumado ello a la presencia de Esquerdinha en la convocatoria tras superar el Covid-19. Con Koseky y Saura arriba, Caio César y Cordero salieron de inicio en el quinteto inicial para salvaguardar las espaldas blanquiverdes. De hecho, fue el lucentino el que tuvo en sus pies la primera ocasión del encuentro, cuando disparó tras recorte; Miquel Feixas, atento, despejó a saque de banda. Aun así, Daniel, pocos segundos después, probó fortuna desde media distancia e hizo resonar el eco en el Palau Blaugrana con el impacto del balón en el palo. Con dominio alterno entre ambas escuadras, sin embargo, el Barça acusaba la falta de frescura en el tercio ofensivo, fruto del cansancio acumulado y de la ausencia de figuras fundamentales, bien en la convocatoria o bien en plena forma física. Aun así, los chispazos culés eran brillantes. Bernat Povill, en una contra, se puso mano a mano con Cristian Ramos, que le aguantó la posición y se anticipó, con reflejos felinos, a la definición del canterano barcelonista.

Los de Andreu Plaza, conforme iban circulando las diferentes rotaciones, se sentían más cómodos sobre el parqué, aunque el Córdoba Patrimonio también demostró su potencial de juego hacia el minuto 11, con un cohete hecho balón de Boyos que despejó Feixas. Poco después, Jesulito, cual pillo, intentó repetir el tanto ante Osasuna Magna de este curso desde lejos y sorprendió al guardameta culé, que tuvo que esforzarse para mandar el balón a córner. El toma y daca seguía por parte de ambas escuadras sin el premio del gol, con los porteros bajo los focos del protagonismo. Como los errores se pagan el doble con los equipos mayores, el cuadro blanquiverde fue víctima de uno suyo, quizá el único. En una jugada a balón parado, Adolfo inauguró en el electrónico en el segundo palo, a placer y sin marca. Joselito sacó, Ximbinha prolongó y el gaditano empujó. Poco más pudo hacer el Córdoba Patrimonio hasta la bocina del descanso, donde hizo de todo pero no se llevó nada.

En el reinicio, ya Cristian Ramos salvó en dos ocasiones manifiestas el segundo tanto azulgrana dentro del área, clara muestra de que el Barcelona quería certificar la victoria cuanto antes. En la casi única que dispuso el Córdoba Patrimonio hasta el ecuador de la segunda mitad, Manu Leal no aprovechó la salida de Miquel Feixas de su puerta y el capitán blanquiverde estrelló su débil intento en el pecho de Coelho. El propio '10' blanquiverde fue protagonista del despertar califa, cuando cedió en la frontal del área a Ricardo Mayor, con un tiro franco a su favor. El murciano, encimado por el cancerbero culé, mandó el esférico a los pies del meta y éste alejó a córner. El Córdoba Patrimonio siguió con el pico y la pala y, algunos segundos después, vio como Alberto Saura marró un disparo al larguero cuando lo tenía todo de cara. Por intención no faltaría, pero la efectividad brillaba por su ausencia.

En los siguientes minutos, hubo orden clara desde el técnico culé de asegurar el resultado desde la posesión; ello provocó, por lógica, un menor protagonismo en ataque de los visitantes. El Córdoba Patrimonio, voluntarioso, no se acercaba con lucidez al arco barcelonista, sin demasiado tráfico rozando los últimos cinco minutos del choque. Ya sin nada que perder y con todo que ganar, Josan González introdujo a Saura como quinto hombre. El propio jugador murciano tuvo una clara ocasión desde más allá de la frontal, pero su potente chut fue rechazado por la zaga culé. En el acoso y derribo final, Boyos la tuvo. El de Doña Mencía, para desgracia visitante, erró ante Feixas. El fallo tenía un precio y el Córdoba lo pagó caro.

Etiquetas
Publicado el
31 de marzo de 2021 - 21:39 h