Fran, el niño de la barba

Fran Cruz, tras el Córdoba - Llagostera | MADERO CUBERO
El central cordobés del Llagostera vivió el reencuentro que jamás hubiera podido imaginar | La afición le mostró su agradecimiento con un aplauso cuando se retiró del campo

La última vez que se fue de El Arcángel también escuchó el eco del aplauso. Se lo brindaron sus propios compañeros desde el césped mientras se alejaba por la banda con una bolsa de basura que contenía algo de incalculable valor: su material de trabajo mientras defendió el escudo del Córdoba. Lo hizo desde que era un niño que llegó desde la Escuela de Fútbol de Juanín y Diego. Hasta que llegó un día en el que pensó que lo mejor para él era marcharse. Y lo hizo. Fran Cruz (Córdoba, 1991) jamás hubiera podido imaginar un retorno así. Fue un acontecimiento histórico para su club actual, la Unió Esportiva Llagostera, un modesto que visitó por primera vez El Arcángel para enfrentarse al Córdoba CF. Un duelo inédito que finalizó con un marcador poco sorprendente: 2-0 para los anfitriones, que marchan líderes en solitario de Segunda División.

A Fran, que en tantas ocasiones ha exhibido su cordobesismo, le tocó ser víctima del triunfo del equipo en el que se crió. El fútbol tiene estas cosas. Cada uno las digiere como puede y, seguramente, muchos jugadores terminan adquiriendo una dureza profesional que les hace impermeables a los sentimientos. No parece que sea el caso de Fran Cruz, un icono para una afición que festejó la victoria y se compadeció de los derrotados porque entre ellos se encontraba uno de los suyos.

Fran Cruz repartió abrazos en el césped, donde se cruzó con viejos compañeros de la caseta blanquiverde. Del año del ascenso, en el que junto a su hermano Bernardo -que también se fue este verano con rumbo al filial del Sevilla-, quedan muy pocos. Caballero -en la grada con la ficha desactivada-, López Silva -en el banquillo-, Luso... y Xisco, con el que mantuvo una enconada batalla en el campo. El balear marcó el gol que desmoronó la mayor parte de las esperanzas del Llagostera, donde Fran está contando para Oriol Alsina. Eso es lo que buscaba cuando decidió marcharse. “Es un chico excelente, un gran profesional, le tengo aprecio personal y futbolísticamente me parece un gran jugador”, dijo Oltra sobre él tras el partido, que no disputó de modo completo el defensa cordobés. Cuando quedaban poco más de quince minutos su técnico le sacó del campo para quemar las naves con la entrada de Rafa Chumbi, un punta. En su camino hacia el vestuario, Fran Cruz elevó la vista hacia la Tribuna y vio a la gente vitoreándole. Aplaudió con agradecimiento y un gesto serio, posiblemente el más apropiado para una situación extraña: su equipo perdía y su equipo ganaba.

En El Arcángel se terminó el fútbol de competición en este año 2015. Los anfitriones no regresarán hasta el 3 de enero para recibir al Mirandés. Si el Llagostera regresa otra vez a este escenario es un asunto que, a día de hoy, ofrece serias dudas. El equipo catalán está en posiciones de descenso y el Córdoba es líder y aspira a vivir un nuevo ascenso a Primera División. Como aquel que se produjo, contra pronóstico y lógica, en Las Palmas una tarde del 22 de junio. El mismo día en que Fran Cruz cumple años.

Etiquetas
stats