“Todas las distracciones son malas”

Juan Merino, en la Ciudad Deportiva del Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Tranquilidad -dentro de lo que cabe dadas las circunstancias- y sinceridad -la misma que ha mostrado desde que llegó- marcaron la comparecencia de prensa de Juan Merino en las vísperas de la cita ante el Sevilla Atlético, un partido a cara de perro entre dos clubes en las antípodas y hermanados por una situación inesperada. En el caso del filial hispalense, preocupante; en el de los cordobesistas, dramática. Aunque tengan los mismos puntos. La presión no es la misma, pero Merino no está por la labor de echar más gasolina al fuego. No debe. “Yo siempre tengo la ilusión y las ganas de vencer en cada partido que jugamos. Siempre pensamos que las cosas nos van a salir lo mejor posible”, dijo ante los periodistas, ante los que apuntó, a propósito de las consecuencias que podría tener un resultado negativo, que “de cosas que puedan suceder y dependan de otros ni debo ni le voy a dar vueltas”.

Solo tiene una idea en la cabeza. “Voy a ir al campo del Sevilla y vamos a ganar, no pienso en que pasará más allá de una derrota o un empate porque todas las distracciones son malas”, ha apuntado el técnico linense, que ve al equipo “preparado para hacer un partido bueno” y, principalmente, ganar los tres puntos. La situación es feísima en la tabla y la deriva ha ido a peor. “Tenemos que hacer mejores cosas de las que hacemos últimamente, porque ahí están los números y los resultados”, admitió el blanquiverde, que mostró su confianza en que el Córdoba se comporte como “un equipo sólido y trabajador” para ganar a un filial sevillista cuya trayectoria reciente lanza un mensaje intimidante. “Fue a Granada y donde nadie lo presagiaba ganó su primer partido”, dijo sobre el adversario.

¿Habrá cambio de sistema por la baja de Sergi Guardiola?  “Se puede variar y estamos probando variantes para mejorar. El equipo está trabajando en diferentes sistemas porque lo debemos hacer. Que no juegue Sergi trastoca a cualquier entrenador. Intentaremos echarlo en falta lo menos posible y hay jugadores que están trabajando para tener una oportunidad y que son importantes dentro del equipo”, explicó el preparador cordobesista, que recalcó que las relaciones con el vestuario son honestas. Y salieron a relucir las declaraciones que realizó durante la semana Carlos Caballero, uno de los capitanes, que desveló que las charlas son contínuas en la caseta. “Carlos es un grandísimo profesional que tenemos la suerte de tener. Él tiene el convencimiento, como yo el primero, de que tenemos capacidad para darle la vuelta a la situación. Ellos son humildes y saben que tienen que trabajar más que nunca, y en el vestuario tenemos que ser claros, ellos hacia mí y yo hacia ellos”, ha manifestado.

“Mi labor es levantar la moral, ganar un partido y revertir la situación. Hay que ganar desde la solidez, porque a veces puedes ganar, pero si es entre dudas, sin ser superior al rival, siguen esas dudas. El fútbol te devuelve lo que no te dé primero si tú le echas horas y trabajo. La situación de estrés y ansiedad hace que no rindas al límite de tus posibilidades, pero lo vamos a conseguir porque las rachas también se dan la vuelta”, sentenció Merino, que este sábado tendrá la última sesión de entrenamiento antes de dar la convocatoria y el viaje a Sevilla, donde pernoctarán para jugar en la tarde del domingo.

Etiquetas
stats