Los diez pecados de Djukic

Djukic, pensativo ante el Getafe, su último partido en casa | ÁLVARO CARMONA
El entrenador serbio, despedido tras la peor racha de derrotas de la historia del Córdoba, deja tras de sí un equipo desmadejado

¿Qué hacer cuando un equipo no gana? El fútbol tiene recetas invariables que resisten a través de los tiempos. El cambio de entrenador es la más recurrente y el Córdoba la ha ejecutado del modo clásico: primero, ratificación (a regañadientes); después, destitución. Miroslav Djukic ya forma parte de la historia del Córdoba, que ha firmado bajo su mandato la peor racha de derrotas -ocho consecutivas- en sus 60 años de vida, un cumpleaños que celebra de un modo dramáticamente peculiar en la Liga 14-15. El despido de Djukic supone el octavo cambio de inquilino en el banquillo en el trienio de Carlos González como dueño y presidente del Córdoba. Tras Paco Jémez, Rafa Berges, Juan Esnáider, Pablo Villa, Luis Miguel Carrión, Albert Ferrer y Miroslav Djukic llegará de manera interina, según ha expuesto el club a través de sus canales oficiales, el sevillano José Antonio Romero, procedente del filial de Segunda B. Djukic ha cometido -aunque no todos son imputables en exclusiva a él- pecados imperdonables.

1) 19 JORNADAS PARA VOLVER AL PUNTO DE PARTIDA: COLISTA

Tras la octava jornada, después de una dura derrota en El Arcángel ante el Málaga, González decidió despedir a Albert Ferrer. El equipo tenía tres puntos y era el colista de la Primera División. Djukic agarró al conjunto blanquiverde y se mantuvo al frente 19 jornadas con un balance de 3 victorias (Athletic de Bilbao, Granada y Rayo Vallecano), 5 empates y 12 derrotas. Djukic tomó al Córdoba a un punto de la permanencia y lo deja a siete, con once jornadas por delante.

2) LA PEOR RACHA DE DERROTAS DE LA HISTORIA DEL CLUB

El Córdoba y el Éibar se enfrentaron en la última jornada de la primera vuelta. Ambos estaban invictos en 2015. Empataron a uno en El Arcángel. Desde entonces, ambos lo han perdido todo. Los armeros sobreviven fuera del descenso por el colchón de su excelente primera vuelta. El Córdoba se ha hundido sin remisión. Ocho derrotas seguidas (Real Madrid, Celta, Almería, Sevilla, Valencia, Espanyol, Getafe y Málaga) rompen todos los récords negativos del club. Su peor balance fue de cinco partidos seguidos perdidos en la temporada 2004-05, en la que bajó a Segunda B.

3) EL CASO GHILAS Y LA FIESTA NOCTURNA

Después de la derrota en casa ante el Valencia y antes de un entrenamiento matinal al día siguiente, varios jugadores del Córdoba fueron "cazados" a través de las redes sociales a altas horas de la madrugada en un local de copas. En el grupo estaban Bebé, Krhin, Rossi y Ghilas. Todos fueron expedientados y multados, pero sólo uno recibió una reprimenda pública y un castigo especial. "Ghilas es un referente del equipo y debe dar ejemplo", dijo Djukic tras sacar de la convocatoria al máximo goleador del equipo (7 sobre 19) en el partido ante el Espanyol. La señal de autoridad del serbio sembró la polémica.

4) LOS FICHAJES DE INVIERNO Y SU IMPACTO

El club fichó a cinco futbolistas en el mercado invernal con el propósito de elevar el nivel del equipo, especialmente el ataque. Ni uno solo ha marcado gol. Bebé, Zuculini, Krhin, Héldon y Edimar han tenido un impacto nada más que discreto. En algunos casos, nulo como en el caso del caboverdiano Héldon Ramos, otro mediapunta más en una plantilla cargada de jugadores de ese perfil. El ex del Sporting de Lisboa se ha caído de las convocatorias, al igual que el lateral izquierdo brasileño Edimar, que ha visto cómo Fede Vico le quitaba el puesto.

5) LA PLANTILLA DEL ASCENSO, FULMINADA

La labor de destrucción de la plantilla del ascenso, iniciada por el club a la semana siguiente de la increíble hazaña de Las Palmas, ha continuado hasta llegar a su fase final en la etapa de Djukic. El equipo quizá haya ganado en "glamour", pero ha perdido en compromiso, identidad y, fundamentalmente, en resultados. Hombres como López Silva, Pinillos, Gunino, Bouzón, Abel o Luso han intervenido de modo residual y algunos de ellos están apartados de manera drástica. El que más minutos está acumulando es, paradójicamente, el lateral Edu Campabadal, suplente en Segunda.

6) LA AUTOCRÍTICA Y LAS ANDANADAS A LOS JUGADORES

La comparecencia de Djukic en la sala de prensa del Camp Noy dio la vuelta al mundo. "Si me voy a Segunda será con guerreros. Siento vergüenza de mí mismo. Hemos venido a pedir camisetas y hemos hecho el ridículo", dijo tras un 5-0 ante el Barcelona. "Voy a cargarme a quien sea si no entiende que el equipo es lo primero", soltó jornadas después. El serbio trató de motivar a sus hombres con puyas y críticas en público que no gustaron a buena parte del vestuario. El castigo a Ghilas tuvo un trasfondo en la caseta. El banquillazo a Fede Cartabia en Málaga fue todo un mensaje.

7) FLORIN ANDONE, UN DESCUBRIMIENTO A TODA PRISA

Fue Djukic quien descubrió a Florin Andone en el filial. Ferrer no se había atrevido a subirlo al primer equipo, pero el serbio le dio la oportunidad y le puso por delante de Xisco y Havenaar, las dos estrellas de la vanguardia, que fueron despedidos en el mercado de invierno. El rumano se ha convertido en un ídolo de la afición por sus goles y su intensidad en el campo. "A ver si vamos a pensar que es Van Basten", dijo sobre él cuando le cuestionaron por su ausencia ante el Sevilla. Djukic ha dosificado al emergente jugador, aunque se ha echado de menos una apuesta más rotunda sobre un hombre que siempre le ha funcionado.

8) LA PESADILLA DE LAS JUGADAS A BALÓN PARADO

El Córdoba es el equipo de Primera que más goles recibe en acciones a balón parado. Cada falta o saque de esquina es una tortura para una defensa que presa de los contínuos cambios no ha conseguido generar automatismos fiables ni liderazgos potentes, exceptuando el del sevillano Crespo. Después de cambiar de portero, en Málaga el Córdoba salió con una pareja de laterales inventada: en la izquierda Fede Vico, reconvertido desde interior o mediapunta; en la derecha Luso, pivote defensivo habitual. El joven Aleksandar Pantic, internacional sub 21 serbio cedido por el Villarreal, ha sido la pieza fija salvo lesión o sanción. Mucho peso encima de un futbolista todavía en formación.

9) LA INCAPACIDAD PARA CERRAR PARTIDOS

El Córdoba es el rey de las remontadas... en contra. Se adelantó ante el Real Madrid, el Almería y el Getafe y terminó perdiendo siempre por 1-2. En el caso de los blancos, con un penalti postrero; ante el Almería, de una forma incomprensible tras asediar la portería rival el primer tiempo; contra el Getafe, en el tiempo añadido. Frente al Éibar también se puso con 1-0, pero los armeros se llevaron un punto. También fuera de casa ha tenido el Córdoba situaciones de ventaja que ha desaprovechado. El caso de Elche fue flagrante. Los blanquiverdes se pusieron con 0-2 en el Martínez Valero ante un rival en crisis que terminó empatando 2-2 y hasta pudo ganar. En Getafe, en la ida, también vio cómo le equilibraban el partido tras ir venciendo con un gol de Ekeng.

10) CAMBIOS Y MÁS CAMBIOS: SIN PARAR DE TOCAR TECLAS PERO LA MELODÍA NO SONABA

Cambios de nombres, de posición, de sistema... Nada le ha funcionado a Djukic en su tarea de relanzar a un equipo enquistado. Tuvo su mejor momento con las victorias consecutivas ante Granada y Rayo, que sacaron al equipo de la zona de descenso y lo llevaron al puesto décimo cuarto. Después de recibir al Real Madrid, ante el que mereció algo más que la derrota, todo empezó a irse al traste. El bloque no se mantuvo y las alineaciones eran una caja de sorpresas en casa jornada. Jugadores que pasaban de la titularidad a la grada, castigos, lesiones misteriosas, bajas formas flagrantes... El Córdoba ha terminado siendo una formación desmadejada y sin alma. Aquella consigna del "cuchillo entre los dientes" se quedó en un chiste ante una evidencia retratada por la estadística: tras Barcelona y Real Madrid, el Córdoba es el equipo que menos faltas hace.

Etiquetas
stats