El día que Ancelotti llamó a Quini, uno de Fernán Núñez

Quini golpea el balón en un partido con el Real Madrid Castilla.
El ex jugador del Lucena y miembro del filial blanco debutó con el primer equipo del Real Madrid en el amistoso que disputó frente al modesto Bournemouth (0-6)

Ya tiene algo que contar a sus nietos. Puede que sólo haya sido un episodio anecdótico. Puede que el inicio de una productiva carrera como profesional. Quién sabe. La cuestión es que Joaquín Marín Ruiz, futbolísticamente conocido como Quini, vistió la camiseta del primer equipo del Real Madrid en el Goldsans Stadium, recinto en el que el conjunto blanco realizó su primer ensayo de pretemporada. La cita fue ante el modestísimo Bournemouth, una formación recién ascendida a la segunda categoría inglesa. Un bolo amable, resuelto de modo contundente. Dos goles de Cristiano Ronaldo abrieron el marcador, que completaron Khedira, Higuaín, Di María y Casemiro. Un inapelable 0-6 en el primer partido del Madrid con Carlo Ancelotti en el banquillo. Todos los focos estaban centrados en la banda, un escenario de primer orden después de la turbulenta etapa de José Mourinho. Las cámaras apuntaban también, como mandan las reglas del negocio, a la cincelada silueta de Cristiano. A Isco, el fichaje más rutilante de Florentino en su tarea de “españolización” del Real, y a Illarramendi, el último en llegar, también se les seguía con interés. Son productos nuevos, material vendible. Y luego estaban los meritorios. El cemento que sirve para colocar los mosaicos, como diría Valdano.

El italiano decidió incluir en su primera lista a un buen puñado de miembros del filial, aunque sólo a uno que no lo había hecho jamás hasta ahora. Uno de Fernán Núñez. Un chico que apenas había gozado de protagonismo en la pasada temporada en las filas del Real Madrid Castilla, eclipsado por la figura de Juanfran, recientemente traspasado al Betis. Esa circunstancia ha cambiado de modo drástico el panorama para Quini, que ya sabe que su entrenador -Toril, otro cordobés, nacido en Peñarroya- le ha colocado en los puestos más altos de su particular escalafón de piezas clave para el curso 13-14. De hecho, así se lo ha comunicado. Fue una de las razones por las que Quini desoyó -aunque lo agradeció en declaraciones a varios medios- una tibia proposición del Córdoba hace un mes.

A los blanquiverdes les interesaba reclutar al jugador, que se adapta a todas las posiciones de la banda derecha. Pero Quini quiere probar. Quiere probarse. Toril va a darle galones en el conjunto de la Liga Adelante. La llamada de Ancelotti y las sesiones de entrenamiento al lado de las figuras del Real Madrid confirman que el fernannuñense cuenta en los planes blancos. Tiene 23 años y aspira a jugar en Primera División. De momento, ya ha actuado con el primer equipo madridista. Un paso más en una trayectoria singular, que le ha llevado por todas las categorías. Estuvo en Preferente, en Primera Andaluza, en Tercera, en Segunda B, en Segunda A... Le falta tocar el techo. “Mañana viaje a Inglaterra para el primer partido de pretemporada. ¡Será una experiencia inolvidable!”, escribía Quini en su cuenta de Twitter poco después de conocer su inclusión en la primera convocatoria de Carlo Ancelotti.

Viajó y jugó. Veinticuatro minutos estuvo sobre el césped, al que saltó sustituyendo a Carvajal, recuperado por el Madrid tras una campaña de fogueo en el Bayern Leverkusen alemán, para ocupar el flanco derecho de la retaguardia. El Madrid vencía ya por 0-4 en ese momento. Quini cumplió con eficiencia, paladeando la experiencia en unas circunstancias que se prestaban a ello. El adversario era poco menos que un amigo. Ya llegarán otros retos más exigentes. Eso, al menos, espera Quini, que afronta su segunda temporada de contrato con el Real Madrid con un sueño pendiente. A este licenciado en Administración de Empresas, que ha pasado por las plantillas del Aguilar, el Antequera y el Lucena antes de vestirse de blanco, se le ha metido en la cabeza jugar un partido oficial con el Real Madrid. Por ahora, ya ha experimentado la sensación de compartir vestuario y césped con uno de los mejores equipos del mundo en un amistoso de verano. Otros cordobeses que progresan en La Fábrica de Valdebebas, como Adri Castellanos o Álvaro Medrán, le miran con sana envidia. Ahí queda lo hecho por Quini. Los aficionados de su pueblo ya podrán contar que hubo un día en que uno de Fernán Núñez jugó en el Real Madrid.

Etiquetas
stats