El Córdoba, de 'casting' para la reconstrucción

Alfonso Serrano, en su etapa en el Tenerife.

Ni Rafa Berges -cuya salida se oficializó este lunes- ni Rafa Navarro, cuyo porvenir en el banquillo blanquiverde es nulo, forman parte del proyecto deportivo que Jesús León está preparando y que presentará en público en los próximos días, según afirmó el presidente y máximo accionista del club en su última comparecencia ante los medios. El proceso de reformas está siguiendo unos parámetros similares a los que ha llevado a cabo el empresario montoreño desde que accedió al puesto de mando: con varios frentes abiertos, operaciones supeditadas unas a otras y debate mediático a medida que se van desvelando las opciones en juego. El pasado verano ya sucedió con la polémica contratación -nunca ejecutada- de Pedro Cordero para la dirección deportiva -al final llegó Berges desde Indonesia para suplir al despedido Oliver- o la llegada de Sandoval, al que había descartado tras el ascenso, después de la dimisión de Francisco en agosto. El Córdoba está de nuevo en periodo de casting, pero para un plan de ascenso en Segunda B. Y esta vez quiere tenerlo todo atado antes.

La dirección deportiva apunta a Alfonso Serrano, cuyo último destino fue el CD Tenerife, al que perteneció hasta su dimisión en noviembre de 2018 y con el que despachó dos etapas. El vallisoletano ha cobrado fuerza después de tentativas con Óscar Carazo -que trabaja actualmente en el Recre, inmerso en la fase de ascenso, y que rechazó el ofrecimiento-, David Thorices Dupi -del Melilla- y Juan Carlos Cordero -ex del Cádiz-. El vallisoletano, que ha desarrollado casi toda su trayectoria en la parcela técnica en el Tenerife -entre 2006 y 2008, y entre 2014 y 2018-, ya estaría trabajando para poner piezas en el futuro Córdoba para el grupo IV de Segunda División B. La disponibilidad absoluta y sin plazos es uno de los avales para la contratación de Serrano, que podría hacerse oficial en las próximas horas.

En el banquillo habrá cara nueva. León quiere conseguir la estabilidad que ha sido imposible hasta el momento, con un trasiego constante de profesionales que apenas duran unos meses en el cargo. El principal aspirante a relevar a Rafa Navarro es a día de hoy Julián Calero, madrileño de 48 años que podría incorporarse de inmediato al no tener compromiso con ningún club. Su último destino como técnico fue el Navalcarnero, del grupo I de la Segunda B, al que estuvo a punto de clasificar para la fase de ascenso a Segunda pese a tener uno de los presupuestos más bajos en el campeonato 17-18. Anteriormente estuvo en el Parla, Al Jazira, el Atlético Pinto y el Alcorcón B. Como ayudante formó parte del equipo técnico de Julen Lopetegui en el Oporto y también estuvo de segundo con Fernando Hierro en el Oviedo y en la selección de España en el último Mundial de Rusia 2018.

Los intereses de Julián Calero los defiende la agencia Mesas Sport, de la que es socio el director general del Córdoba, Alfredo García Amado, cuya continuidad está descartada en el cargo que actualmente ocupa pero que podría seguir prestando servicios externos a la entidad blanquiverde. De hecho, es pieza referencial en la mayor parte de las operaciones deportivas -compras y ventas- que tiene en marcha el club en la actualidad.

¿Más opciones para el banquillo? Las hay. En las últimas horas han salido a la palestra mediática nombres como los de Raúl Agné -al que Serrano contrató para el Tenerife- o Muñoz Calonge -ayudante de Paco Jémez en el Rayo y el Granada-, según apunta Diario Córdoba, o Salmerón -actualmente al frente del Recre, en pos del ascenso a Segunda- y José Manuel Aira, desvelados por El Día. El exdeportivista ha dirigido esta última temporada a la Cultural Deportiva Leonesa en Segunda B, sin lograr el objetivo de meterse en el play off, por lo que anunció su marcha. Los próximos días serán claves para definir la identidad de los que dirigirán el proyecto deportivo del Córdoba CF en Segunda B.

Etiquetas
stats