El Córdoba B y su particular metamorfosis

Los jugadores del Córdoba B celebran un gol.

La literatura se viste del revés. Las historias se invierten en busca de cualquier coincidencia con la realidad. Todo ello, en cualquier ámbito de la vida. En el caso que compete, el Córdoba B se ha aplicado la famosa obra de Franz Kafka La metamorfosis, donde el protagonista, Gregorio Samsa, sufre una repentina transformación en insecto que le provoca problemas existenciales, es rechazado por toda su familia y...léanse el libro. En cuanto a su relación con el filial blanquiverde, se puede aplicar contando la historia del revés: cuando una situación fea y con visos de desastre se torna en un ser lúcido y brillante que aspira a algo más que estar encerrado entre cuatro paredes, como lo hacía el personaje principal de esta obra de 1915.

El cuadro dirigido por Germán Crespo finalizaba el año 2020 en una zona más que, no por ser muy peligrosa, no le era desconocida respecto a la temporada pasada. Sin embargo, la dirección deportiva del Córdoba CF había invertido dinero y personal en la profesionalización del equipo y en las altas aspiraciones como objetivo. El partido ante el Coria el pasado 13 de diciembre significó tocar fondo para el segundo plantel cordobesista, pues se llevaba los tres puntos de la ciudad deportiva (0-1) el entonces peor equipo del subgrupo y que aún no había ganado hasta la fecha. Los cimientos se tambaleaban e incluso hubo voces críticas respecto a la continuidad de Germán Crespo al frente de la renovación del B. La falta de gol era una urgencia palpable. Acuciado por las principales bajas de Luismi Redondo y Alberto Del Moral, de facto en el primer equipo, y de Julio Iglesias, lesionado, los blanquiverdes querían recuperarse lo antes posible para levantarse de la lona y seguir peleando. Y así fue.

Un empate en la cancha del Utrera (1-1) fue el broche para un 2020 complicado en todos los sentidos. En el 2021, comenzó el ascenso meteórico de los cordobesistas en la clasificación con una resurrección lógica pero inesperada; todo ello, sin pasar por el mercado de invierno. Cuatro victorias y un empate es el bagaje de los pupilos de Germán Crespo en el inicio de la nueva década, con los nombres propios de Diego Domínguez y Ale Marín, entre otros, como protagonistas. El delantero ex del Gerena acumula 7 tantos en lo que va de curso, empatando con otros tres delanteros en el segundo lugar de máximos goleadores del Grupo X de Tercera División. Junto a su compañero, fiel escudero en el ataque, han hecho olvidar por muchos momentos la importancia de Luismi Redondo en el equipo, cuya presencia en el B no está descartada en lo que resta de temporada.

El triunfo ante el Sevilla C (1-2) confirma la trayectoria ascendente del filial del Córdoba en el presente 2021. Con un Diego Domínguez en estado de gracia, el Córdoba B ya se encuentra en los puestos nobles de la clasificación del subgrupo: es tercero con 20 puntos en su casillero y a sólo uno del San Roque de Lepe, a quien recibirá el próximo fin de semana. Poco a poco, el segundo plantel cordobés se va adaptando a las expectativas que se cernían sobre él y su metamorfosis es casi completa. Con mejores experiencias que Gregorio Samsa, todo hay que decir.

Etiquetas
Publicado el
9 de febrero de 2021 - 05:20 h
stats