Cien horas para que El Arcángel acoja la verdad

Alfaro, Juli y Rodas sonríen en un entrenamiento.
El Córdoba disfruta en la jornada festiva de hoy de un descanso antes de iniciar este martes la preparación del estreno de la Liga en su estadio ante el Tenerife

En p0co más de cien horas, todos los clubes profesionales de España asumirán de manera tácita el lema de la campaña de abonos del Córdoba. Se dejarán de pegos y abordarán el inicio del campeonato nacional de Liga ya con fuego real. Los tres puntos en juego pueden servirles para ascender, jugar un play off o salvarse. Da igual que los equipos estén aún sin peinar, con carencias que algunos tratarán de solapar con lo que tienen y otros, los más pudientes o arriesgados, intentarán reparar con fichajes de última hora. Hasta el 31 se pueden realizar incorporaciones -y dar salidas-, por lo que la emoción está garantizada. Y el Córdoba, en este aspecto, se caracteriza por ser uno de los clubes más activos y habilidosos para aprovechar  el efecto dominó de otras operaciones.

En los despachos no hay respiro. Aún falta alguna pieza por añadir en un Córdoba que en la jornada de hoy disfruta de descanso. Los futbolistas podrán evadirse, reflexionar o morderse las uñas de impaciencia por lo que se les viene encima, que no es más que la gigantesca oportunidad de pelear por el ascenso a Primera División en un club que, de nuevo, exprimirá un grupo corto y polivalente. Parece evidente que en ese aspecto todos está de acuerdo entre los muros de El Arcángel. Tanto Emilio Vega como José Luis Oltra se muestran en público cómodos con la estructura deportiva con la que cuentan. Hay un puñado de veteranos con oficio y una aportación creciente de jóvenes del filial. No hay estrellas rutilantes. De los resultados que se produzcan en las primeras semanas dependerá que nadie eche de menos a quienes -por su propio pie o vendidos por el club- se fueron de un Arcángel que el sábado, a partir de las 21:00 horas, vuelve a rugir.

Oltra ha citado a sus hombres en la mañana del martes en la Ciudad Deportiva, donde preparará el mejor modo de combatir a un adversario especial para el técnico valenciano. El Tenerife, un club al que en su día ascendió a Primera División, llega a Córdoba con una idea similar a la de los blanquiverdes, que también es compartida por casi todos los clubes de la categoría de plata. En estos albores del campeonato, cualquier situación imaginada no puede considerarse descabellada. Cualquiera puede ascender o descender y nadie se echaría las manos a la cabeza. El Córdoba se ha marcado el desafío de ser una potencia inabordable al calor de su hogar, desterrando cualquier atisbo que le recuerde la nefasta racha el curso pasado -nueve derrotas consecutivas- le costó finalizar el campeonato con un éxito rotundo. Oltra cuenta con todo el grupo a excepción del lesionado Markovic, que no estará a punto hasta finales de año como mínimo, y tiene la incógnita de Carlos Caballero, quien lleva varios días sin aparecer por entrenamientos ni amistosos tras recibir un permiso especial del club por asuntos personales. Con los que hay (y quizá alguno más... y alguno menos), Oltra aprieta las tuercas para empezar facturando puntos desde la jornada uno. Quedan apenas cien horas para que termine la farfolla estival y arranque el fútbol de verdad, el que alimenta y duele.

Etiquetas
stats