En El Arcángel, ni sin público ni con él

Lance de un encuentro del Córdoba en El Arcángel.

Sin los resultados esperados a principios de campaña. La Covid-19 hizo que la Real Federación Española de Fútbol cambiase el formato de las categorías más modestas del fútbol a nivel nacional. Esta permuta permitía que si un club no tenía una buena temporada en la actualidad, podía bajar hasta dos divisiones en un solo curso. Equipos que deberían estar en las posiciones cabeceras como Marbella o Recreativo de Huelva están al borde del precipicio y pelean por no competir en Tercera RFEF -quinta categoría el próximo año-. Por ello, el Córdoba arrancó esta campaña con la intención de mantener una regularidad óptima en los resultados y que El Arcángel fuese un fortín desde el primer día. Sin embargo, ni una cosa ni la otra ha conseguido. La entidad blanquiverde es actualmente el undécimo mejor local de todo el Grupo IV y solo ha podido lograr 12 de 24 en el feudo califal, números bastante pobres si quiere pelear por, como mínimo, no descender de categoría.

Aunque no comenzó del todo mal. Los blanquiverdes debutaban en el tramo liguero recibiendo a un recién ascendido a Segunda División B como es el Lorca Deportiva. A pesar de que el conjunto murciano pudo hacer el empate en los minutos finales del encuentro, la entidad califal consiguió empezar con buen pie (1-0) una nueva andadura en la categoría de bronce del fútbol español. Asimismo, El Arcángel pronto presenció un partido de altura para luchar por los primeros puestos del Grupo IV. Y es que el UCAM Murcia aterrizaba en el feudo ribereño y no pudo pasar del empate ante unos locales que fueron mejores en gran parte del encuentro (0-0). Sin embargo, la racha negativa llegó de la mano del Sevilla Atlético. El filial hispalense doblegó al Córdoba (1-2) sobre el césped blanquiverde y dejó en el aire a un Juan Sabas que finalmente fue cesado tras la derrota ante el Linares Deportivo (2-0).

La llegada de Pablo Alfaro fue un aire fresco a una plantilla que cambió el rumbo rápidamente. De hecho, el club cordobés volvió a la senda de la victoria en El Arcángel recibiendo a El Ejido (4-0) y después eliminó a dos equipos procedentes de categorías profesionales -Albacete (1-0) y Getafe (1-0)- en las dos primeras rondas de la Copa del Rey. Sin embargo, poco duró la alegría debido a que el Yeclano Deportivo dio la sorpresa y venció a los blanquiverdes en territorio califa (1-2). Esta derrota dolió mucho en la parcela cordobesista y refrendó las malas sensaciones con el empate conseguido ante un Recreativo Granada que acabó el partido con un jugador menos (1-1). Aun así y cuando se esperaba un cambio en la dinámica negativa tras la victoria frente al Linares Deportivo (2-1), el Córdoba volvió a mostrar su peor cara en las tablas firmadas ante el Real Murcia durante el pasado fin de semana (2-2)

Unos números muy pobres que dejan en evidencia la mala temporada que está cosechando el Córdoba hasta el momento. Y es que el club blanquiverde ha pasado de pelear por la primera posición del Grupo IV a no depender de sí mismo en las últimas dos jornadas que restan de la primera fase. Una de las causas de esta dinámica negativa es la falta de regularidad en El Arcángel. La entidad califa es la undécima mejor local de todo el grupo y solo ha conseguido 12 de 24 puntos posibles en el feudo ribereño. Una estadística muy pobre y que tendrá que mejorar si no quiere descender de categoría para el curso que viene. Por ello, los chicos dirigidos por Pablo Alfaro tienen una oportunidad de oro recibiendo en la última jornada al Betis Deportivo justo después de visitar a El Ejido.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
Publicado el
9 de marzo de 2021 - 12:32 h